• Ambiental News-Miguel Á.

Acuerda el G20 "tibias" medidas para reforzar la lucha contra la crisis climática

+ Ofrecen no subvencionar más las centrales de carbón en el extranjero


Los líderes del G-20, integrado por los países más industrializados, concluyeron su encuentro en Roma con una declaración que confirma su compromiso para limitar el calentamiento del planeta a 1.5 grados Celsius hasta el fin del siglo, con medidas que fueron calificadas como "tibias" por organizaciones ambientalistas.

Con el objetivo de mostrar que están conscientes de la crisis climática afirman también que no subvencionaran más las centrales de carbón en el extranjero a partir del final de este año.

Sin embargo, la declaración no precisa las medidas a adoptar para frenar los daños ecológicos que provoca la explotación y uso de esas centrales internamente, como son los casos de China o Polonia.

Los dirigentes del G20, que produce 80 por ciento de los gases de efecto invernadero en el mundo, no fijan fecha para finalizar el uso del carbón, y menos aún para superar el uso de las energías fósiles o alcanzar la neutralidad de carbono, objetivo este último que debería alcanzarse a más tardar en el año 2050, según los expertos, para frenar el sobrecalentamiento del planeta. La declaración sólo refiere la meta ambigua de "a mediados de siglo".

El G-20 se comprometió a destinar a los países más vulnerables 100 mil millones de dólares en Derechos Especiales de Giro (DEG) emitidos por el FMI para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia, en especial a los países menos desarrollados.

El G-20 consensuó un acuerdo para imponer un impuesto mínimo del 15 por ciento a las grandes empresas multinacionales. Esta es una reforma impulsada desde hace muchos años por la OCDE, y permitiría a 136 países que representan el 90 por ciento del PIB mundial obligar a esas empresas a retornar algo de los beneficios que obtienen, incluidos los que producen fuera del país donde tienen su sede. Falta ver cómo cada país instrumentará la medida y los plazos que fijen.

En cuanto al tema del acceso a las vacunas contra el coronavirus, el G-20 reiteró su objetivo de vacunar al 70 por ciento de la población mundial hacia mediados de 2022, una meta poco factible si no se acelera la producción de vacunas. La declaración final sólo indica que los miembros del G-20 "tomarán medidas para ayudar a reforzar el aprovisionamiento de vacunas y de productos médicos de base en los países en desarrollo".

Organizaciones ambientalistas consideraron el acuerdo final de la reunión de "débil, ausente de ambición y de visión", ya que se trata de "medidas a medias más que de acciones concretas".

18 vistas0 comentarios