• Ambiental News-Miguel Á.

Advierten que los medios pueden inducir al suicidio



Redacción: ANCOP

En el mundo, casi 700 mil seres humanos cometen suicidio, y 500 mil de esas muertes se dan en países con ingresos bajos y medios, destaca la periodista e investigadora Klaudia Jázwinska, quien estudió a algunos medios de comunicación de los Estados Unidos y encontró señales preocupantes sobre la forma en que dan a conocer hechos que pueden motivar la imitación de esa conducta.

En “Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de Salud” de ICFJ-IJNet, Jázwinska, Corey Feist, cofundador de la Lorna Breen Heroe’s Foundation; Victor Schwartz, director de Mind Strategies, y Lorna Fraser, del Servicio de Asesoramiento a los Medios de Comunicación de Samaritans, abordaron el tema sobre cómo se deben informar los temas de salud y suicidio.

Schwartz señaló que un impulso natural de los periodistas cuando cubren información sobre el tema, es evitar la identificación y no crear una narrativa en los ángulos relacionables y emocionalmente convincentes en sus informes. No hay por qué convertir en héroes a las personas que adoptan esas decisiones.

“El riesgo de imitación implica ir a una salida falsa de alguna situación superior a la capacidad de algunos, y puede ser motivado por una información sensacionalista e irresponsable”, detallaron Schwartz y Jázwińska.

Tras la muerte del actor Robin Williams, los suicidios aumentaron 10 por ciento, debido a la cobertura informativa, dijeron los expertos.

Seis décadas de investigación señalan la relación entre algunos elementos de la cobertura mediática y los índices de suicidio. Esto añade la información que detalla cómo ocurrieron los hechos.


Se puede prevenir el suicidio

Las personas más vulnerables son quienes luchan con su salud mental, han perdido a un ser querido, especialmente por suicidio, y la juventud, porque se identifican con algunas características y circunstancias, al grado de pensar que el suicidio es una buena opción para resolver problemas serios.

La tasa de mortandad por esa causa disminuyó ligeramente en 2020 durante la pandemia.

Hay una línea borrosa entre los síntomas de estrés y ansiedad y la depresión, añadió Schwartz.

Las tendencias suicidas suelen ser un estado temporal. “Si la gente recibe los apoyos que necesita, no tomará ese camino. La prensa puede amplificar los mensajes positivos e inhibir el que se repitan errores al redactar sus notas”, concluyó Jázwińska.

1 vista0 comentarios