• Ambiental News-Miguel Á.

Agrega incertidumbre sobre las emisiones futuras, la COVID-19


El Climate Action Tracker (CAT) publicó actualizaciones para 12 de los 36 países que evalúa, y ha incluido proyecciones del efecto de la pandemia de COVID-19 en las emisiones de 2020, en las que destaca que agrega más incertidumbre sobre los niveles de emisiones.

El equipo de CAT actualizó la información de Argentina, Chile, Costa Rica, Alemania, Etiopía, Marruecos, Noruega, Singapur, Corea del Sur, Turquía, Ucrania y los Estados Unidos.

"Si bien la imagen general de estos países es mixta, es claro que la COVID-19 agrega más incertidumbre sobre los niveles de emisión", afirmó Niklas Höhne, socio fundador del Instituto NewClimate.

"La recesión económica reduce temporalmente las emisiones, por lo que es una cuestión de cuánto durará, dado que todavía estamos en medio de la pandemia. La diferencia real a largo plazo puede provenir de los paquetes de recuperación económica pospandémica y cómo se integran bajo futuros del carbono; es demasiado pronto para predecir su efecto, pero parece haber una tendencia preocupante en los países que protegen sus industrias de combustibles fósiles", añadió.

Para los EUA, la Administración Trump continúa retrocediendo sistemáticamente la política climática, ahora utilizando aún más la pandemia como justificación. Si la nueva regla que hace retroceder los estándares de emisiones de vehículos de la era Obama resiste desafíos legales, una participación del 12 por ciento de las ventas de vehículos eléctricos en 2025, proyectada por la última evaluación CAT, caerá al 7 por ciento.

El paquete de recuperación de 2 billones de dólares no contempla apoyos para el clima, pero las energías renovables continúan dominando en términos de nuevas inversiones. Las proyecciones de emisiones del CAT para los Estados Unidos hacia 2030 son entre 5 y 10 por ciento más bajas en comparación con las proyecciones anteriores de diciembre de 2019, principalmente debido al impacto de la pandemia en las emisiones y la ecologización del sector eléctrico debido a las fuerzas del mercado.

La calificación de Chile se ha actualizado entre "altamente insuficiente" e "insuficiente". en función de su objetivo actualizado del Acuerdo de París presentado a la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC). Chile fue uno de los primeros países en presentar oficialmente un objetivo actualizado.

“Chile es uno de los pocos países que siguió la solicitud específica del Acuerdo de París de presentar un objetivo actualizado que sea más ambicioso que el primero. Más países tienen que hacer lo mismo”, indicó Déborah Ramalope, directora de análisis de políticas climáticas de Climate Analytics.

El CAT califica los objetivos del Acuerdo de París 2030 con una de cinco clasificaciones posibles, según su metodología de "participación equitativa": compatible con el Acuerdo de París de 1.5 grados Celsius, compatible con 2 grados Celsius, Insuficiente, Muy Insuficiente e Insuficiente Críticamente.


CLASIFICACIONES Y RESUMEN DE EVALUACIONES


Insuficientemente crítico


Argentina

El gobierno de Alberto Fernández ha centrado principalmente sus esfuerzos políticos en abordar la crisis económica que precede a la pandemia, pero se ha exacerbado, poniendo en peligro el desarrollo de la política climática.

Las medidas de recuperación tomadas por el gobierno a partir de junio de 2020 tienen como objetivo proteger a la industria del petróleo y el gas del colapso de los precios y la demanda, mientras las medidas de recuperación 'verdes' permanecen ausentes en las propuestas actuales. El CAT califica a Argentina como "Críticamente Insuficiente", rebajado de su anterior "Altamente Insuficiente".


Turquía

Turquía está en una encrucijada con respecto a su futuro energético: los planes gubernamentales prevén una disminución de su dependencia de las importaciones de gas a través de una mayor capacidad de energía renovable, pero también con el uso de carbón de lignito doméstico, con 32GW. En Turquía, el único país del G20 que no ha ratificado el Acuerdo de París, las emisiones aumentarán significativamente de acuerdo con las políticas actuales, pero se espera que siga superando su objetivo propuesto del Acuerdo de París (INDC) "Criticamente Insuficiente", tan débil que permite que las emisiones de GEI se dupliquen en comparación con los niveles actuales, incluso con el impacto de la COVID-19.

Las proyecciones de CAT muestran que la COVID-19 tendrá un impacto limitado en las emisiones futuras, que esperan aumente entre 40 y 70 por ciento para 2030. El gobierno de Turquía no ha iniciado una recuperación verde: los esfuerzos de estímulo económico del país se centran en garantizar el empleo -especialmente para los menores de 25 años- y revivir el crecimiento orientado a la exportación y la producción.


Ucrania

La COVID-19 ha afectado gravemente a Ucrania, lo que conduce a una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y acelera la crisis energética del país, que se ha construido lentamente durante años debido a la falta de planificación de la política energética a largo plazo. Ucrania podría alcanzar su compromiso de "Criticamente Insuficiente" bajo el Acuerdo de París basado en las tendencias de política actuales descritas en su Estrategia de Desarrollo de Baja Emisión 2050.

Si todas las políticas de la estrategia se implementaran por completo, las emisiones de Ucrania serían significativamente más bajas que sus niveles de emisión objetivo de París, aún más si se tiene en cuenta el impacto de COVID-19. Por lo tanto, tiene un amplio espacio para aumentar su ambición de 2030 en el futuro cercano. En este momento, Ucrania cae en el grupo de países cuyos objetivos del Acuerdo de París son tan débiles que se necesitaría poco o ningún esfuerzo para lograrlos.


Estados Unidos

Las emisiones de los EE. UU. en 2020 serán más bajas como resultado de la pandemia, pero la continua reversión de la política climática de la Administración Trump y su respuesta a la COVID-19 contrarrestarán parte de la caída de las emisiones. El gobierno no ha iniciado una recuperación verde, sino que utiliza la pandemia como justificación para continuar relajando las regulaciones ambientales, permitiendo que las industrias contaminantes emitan más gases de efecto invernadero durante la crisis y eximiéndolas de las sanciones por violar estas reglas. El CAT continúa calificando a los Estados Unidos como "críticamente insuficiente".

Las proyecciones de emisiones de Estados Unidos del CAT para 2030 son entre 5 y 10 por ciento más bajas, en comparación con las proyecciones de diciembre de 2019, principalmente debido al impacto de la pandemia en las emisiones y la ecologización del sector eléctrico debido a las fuerzas del mercado.


Altamente insuficiente


Alemania

El Programa de Acción Climática 2030 del gobierno alemán, adoptado en diciembre de 2019, no contiene suficientes medidas políticas para cumplir con sus propios objetivos de reducción de emisiones 2020 o 2030, que en sí mismos están desactualizados e insuficientes. Los objetivos podrían cumplirse solo con el impacto de la COVID-19 en el peor de los casos. El CAT califica el objetivo de reducción de emisiones de 55 por ciento de Alemania para 2030 (acordado en 2010) como "Altamente Insuficiente", necesita ser fortalecido para ser compatible con el Acuerdo de París.


Singapur

La reacción inicial de Singapur a la crisis de la COVID-19 fue rápida, anunciando fondos para hacer frente a la crisis de salud y reiniciar la economía en febrero de 2020, con cuatro paquetes de estímulo anunciados a partir de junio de 2020 para apoyar la economía, con un valor del 19 por ciento del PIB.

Si se dirigen adecuadamente, los fondos de estímulo financiero podrían brindar una oportunidad para la recuperación económica al tiempo que aceleran los planes para una estrategia de bajas emisiones y un futuro bajo en carbono. Sin embargo, no hay señales de que Singapur tenga la intención de utilizar los fondos de esta manera y, dado que la nación tiene un objetivo climático muy débil, calificado como "Altamente insuficiente", podría hacerlo bien.


Corea del Sur

El "New Deal verde" de Corea del Sur anunciado el 14 de julio de 2020 no incluyó lo que el partido gobernante prometió durante la campaña electoral: no hay objetivo de cero emisiones netas para 2050, no hay impuesto al carbono y no se compromete a poner fin al financiamiento plantas de energía de carbón en el extranjero.

Queda por ver si estos objetivos serán adoptados por el gobierno en los próximos meses. Es aún más preocupante que el gobierno continúe apoyando nuevas construcciones de energía de carbón tanto a nivel nacional como internacional, y recientemente rescató a un importante fabricante de plantas de carbón.


Insuficiente


Chile

A principios de 2020, Chile fue uno de los primeros países en presentar oficialmente un objetivo actualizado del Acuerdo de París a la CMNUCC. La contribución determinada a nivel nacional actualizada (NDC 2020) es más ambiciosa que la primera, e incluso un poco más ambiciosa que el borrador publicado en 2019.

El NDC 2020 también incluye un nuevo objetivo condicional y vincula los objetivos 2030 con el objetivo de neutralidad de carbono 2050. La presentación de estos nuevos objetivos resultó en una mejora de su calificación actual, de "Muy Insuficiente" a "Insuficiente". Si bien el NDC 2020 muestra que el gobierno chileno ha aumentado su ambición climática, no es suficiente para ser considerado compatible con los esfuerzos para limitar el calentamiento global a 2 grados Celsius o 1.5 grados Celsius.


Noruega

El gobierno noruego está dando algunos pasos importantes sobre el clima, pero todavía tiene un largo camino por recorrer. Noruega es uno de los pocos países que ha presentado su NDC actualizada mucho antes de la fecha límite establecida por el Acuerdo de París e incluyó un objetivo de reducción de emisiones más fuerte para 2030 que el primer NDC (al menos 50-55 por ciento por debajo de los niveles de 1990, en comparación con una reducción de al menos 40 por ciento). El nuevo NDC no incluye una referencia al objetivo de neutralidad de carbono para 2030, que fue aprobado por el parlamento noruego en 2016.

Si el NDC mejorado de la Unión Europea estableciera un objetivo menos ambicioso que Noruega, el gobierno tiene la intención de lograr la diferencia entre su propio objetivo y el de la Unión Europea a través de la cooperación voluntaria en virtud del artículo 6 del Acuerdo de París. El CAT califica este objetivo como "Insuficiente".


Compatible con 2 grados Celsius


Costa Rica

La economía de Costa Rica se ha desacelerado como resultado de la pandemia de COVID-19 que, a su vez, ha impulsado las emisiones proyectadas de efecto invernadero hacia abajo. El rango más bajo de nuestras proyecciones de políticas actuales conduce a emisiones por debajo de las estimaciones del plan nacional de descarbonización 2018-2050, que está muy cerca de nuestro rango "Compatible con 1.5 grados Celsius". El NDC de Costa Rica todavía está calificado como "compatible con 2 grados Celsius" ya que no ha presentado una actualización formal del NDC.


Etiopía

Los esfuerzos de mitigación de Etiopía se basan en su estrategia de "Economía Verde Resiliente al Clima" (CRGE), publicada en 2011. Esta estrategia, junto con su Contribución determinada a nivel nacional (NDC) del Acuerdo de París, se encuentra actualmente en revisión. En junio de 2020, Etiopía presentó su primer plan de desarrollo económico de diez años, con el tema "Etiopía: un faro africano de prosperidad".

Según el primer ministro Abiy Ahmed, el nuevo plan tiene como objetivo aumentar la prosperidad económica, al tiempo que se construye una economía verde resistente al clima, aunque los detalles del plan son escasos. El CAT califica el objetivo del Acuerdo de París de Etiopía como "compatible con 2 grados Celsius", uno de los pocos países en obtener esta calificación.


Compatible con 1.5 grados Celsius


Marruecos

Marruecos está avanzando aún más en sus políticas climáticas y, como uno de los pocos países en desarrollo, podrá reducir sus emisiones para 2030. La expansión de las energías renovables continúa según lo planeado, pero la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón puede bloquear el país a mayores emisiones.

Las nuevas políticas planificadas pueden conducir a nivelar las emisiones, pero el impacto de la pandemia de la COVID-19 aún no está claro. El informe inconsistente de datos históricos también agrega incertidumbre a las proyecciones de políticas históricas y actuales. Sin embargo, las tendencias de emisiones indican que es probable que Marruecos cumpla su promesa climática, que el CAT califica como "Compatile con 1.5 grados Celsius".

3 vistas0 comentarios