• Ambiental News-Miguel Á.

Aumentarán el hambre y los desplazamientos, advierte la ONU

+ Un nuevo informe afirma que el hambre global y el desplazamiento de la población podrían aumentar a medida que las personas en movimiento y quienes dependen de remesas buscan trabajo para mantener a sus familias

El informe -el primero de su tipo- fue publicado hoy por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés), y muestra cómo la pandemia ha aumentado la inseguridad alimentaria e incrementado la vulnerabilidad entre los migrantes, las familias dependientes de remesas y las comunidades obligadas a abandonar sus hogares por conflictos, violencia y desastres.

Las dos agencias de la ONU advierten que el costo social y económico de la pandemia podría ser devastador y hacen un llamado global para prevenirlo intensificando el apoyo en respuesta a las necesidades humanitarias inmediatas y crecientes, abordando los impactos socioeconómicos de la crisis y garantizando que los más vulnerables no sean olvidados.

“El impacto socioeconómico de la pandemia es más devastador que la propia enfermedad. Muchas personas de países de ingresos bajos y medianos, que hace unos meses eran pobres pero sobrevivían, ahora encuentran que sus medios de vida han sido destruidos. Las remesas enviadas por los trabajadores en el extranjero a sus familias en sus países de origen también se han agotado, lo que ha provocado enormes dificultades. Como resultado, las tasas de hambre se están disparando en todo el mundo”, señaló el director del WFP, David Beasley.

"El impacto de la crisis de la COVID-19 en la salud y la movilidad humana amenaza con hacer retroceder los compromisos mundiales, incluido el Pacto Mundial sobre Migración, y obstaculizar los esfuerzos en curso para apoyar a quienes necesitan asistencia. Es nuestra responsabilidad colectiva salvaguardar los derechos de las personas en movimiento y garantizar su protección contra daños mayores”, indicó el director de la OIM, António Vitorino.

El impacto que la pandemia ha tenido en la forma en que las personas se mueven no tiene precedentes. Las medidas y restricciones implementadas en más de 220 países, territorios o áreas para contener la propagación de la enfermedad han limitado la movilidad humana, y las oportunidades de trabajar y obtener ingresos, lo que limita la capacidad de las personas migrantes y desplazadas para comprar alimentos y otras necesidades básicas.

La inseguridad alimentaria y el desplazamiento están estrechamente relacionados. El hambre, especialmente cuando se combina con un conflicto, es un factor crítico que impulsa a las personas a moverse. Nueve de cada diez de las peores crisis alimentarias del mundo se producen en países con el mayor número de desplazados internos. Mientras tanto, la mayoría de las personas desplazadas se encuentran en países afectados por inseguridad alimentaria aguda y desnutrición.

Los 164 millones de trabajadores migrantes del mundo, especialmente los que trabajan en el sector informal, son algunos de los más afectados por la pandemia. A menudo trabajan de forma temporal o estacional por salarios bajos sin acceso a la protección social. Durante las crisis económicas, estas poblaciones son las primeras en perder su trabajo.

Sin ingresos permanentes, el informe advierte que muchos migrantes no solo se verán obligados a regresar a sus hogares, sino que provocarán una caída temporal de las remesas, que proporcionan un sustento esencial para alrededor de 800 millones de personas en el mundo -una de cada nueve-.

La pandemia ha hecho que las oportunidades de sustento para los migrantes sean cada vez más escasas, y el Banco Mundial espera una caída del 14 por ciento en las remesas mundiales. Las consecuencias para la seguridad alimentaria podrían ser devastadoras – ya que las comunidades de los países de ingresos bajos y medianos dependen especialmente de las remesas.

Además, las interrupciones del trabajo agrícola estacional podrían tener graves repercusiones en la producción, el procesamiento y la distribución de alimentos, lo que podría afectar la disponibilidad y asequibilidad de los alimentos a nivel mundial.

WFP proyecta que el número de personas que padecen inseguridad alimentaria aguda podría aumentar en un 80 por ciento, de 149 millones antes de la COVID-19 a 270 millones para fines de 2020. De este aumento, 33 millones de personas podrían pasar al hambre debido a la caída prevista de las remesas en 2020.

Las dos agencias piden a la comunidad internacional que se asegure de que se hagan todos los esfuerzos posibles para limitar el impacto inmediato en los más vulnerables, al tiempo que se garantizan inversiones a más largo plazo que aseguren un camino hacia la recuperación.

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo