• Ambiental News-Miguel Á.

Aumentar urgentemente el financiamiento para la adaptación al cambio climático: PNUMA


Sequía en Etiopía / Oxfam East Africa


+ Se pierden los esfuerzos para usar la recuperación fiscal de la COVID-19

para priorizar el crecimiento económico verde


Mientras las naciones se reúnen para la última ronda de conversaciones sobre el clima en Glasgow, un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) urge a aumentar el financiamiento y la implementación de acciones diseñadas para adaptarse a los crecientes impactos del cambio climático.

El Informe sobre la brecha de adaptación 2021: The Gathering Storm descubrió que, si bien las políticas y la planificación para la adaptación al cambio climático van en aumento, el financiamiento y la implementación aún están muy por detrás.

El informe encuentra que la oportunidad de utilizar la recuperación fiscal de la pandemia COVID-19 para priorizar el crecimiento económico verde, que también ayuda a las naciones a adaptarse a los impactos climáticos como sequías, tormentas e incendios forestales, se está perdiendo en gran medida.

“A medida que el mundo busca intensificar los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, también debe mejorar drásticamente su juego para adaptarse al cambio climático”, afirmó Inger Andersen, directora del PNUMA.

“Incluso si hoy cerramos el grifo de las emisiones de gases de efecto invernadero, los impactos del cambio climático nos acompañarían durante muchas décadas. Se requiere un cambio radical en la ambición de adaptación para el financiamiento y la implementación para reducir significativamente los daños y pérdidas del cambio climático... Y se necesita ahora".


El financiamiento de la adaptación sigue siendo débil

Las promesas actuales en virtud del Acuerdo de París apuntan a un calentamiento global de 2.7 grados Celsius para finales de siglo. Incluso si el mundo limita el calentamiento a 1.5 o 2 grados Celsius, como se describe en el Acuerdo, siguen existiendo muchos riesgos climáticos. Si bien una fuerte mitigación es la mejor manera de reducir los impactos y los costos a largo plazo, aumentar la ambición en la adaptación es fundamental para evitar se amplíen las brechas existentes.

El informe encuentra que los costos de adaptación probablemente se sitúen entre 140 mil y 300 mil millones de dólares anuales para 2030 y de 280 mil a 500 mil millones de dólares por año para 2050, sólo para los países en desarrollo.

El financiamiento para el clima que fluye hacia los países en desarrollo para la planificación e implementación de la mitigación y la adaptación alcanzó los 79.6 mil millones de dólares en 2019. En general, los costos estimados de adaptación en los países en desarrollo son de cinco a diez veces mayores que los flujos actuales de financiamiento público para la adaptación, y la brecha se está ampliando.


Se pierde la oportunidad de la COVID-19

Se han desplegado 16.7 billones de dólares de estímulos fiscales en todo el mundo, pero solo una pequeña parte se ha dirigido a la adaptación. Menos de un tercio de los 66 países estudiados habían financiado explícitamente las medidas COVID-19 para abordar los riesgos climáticos en junio de 2021. Al mismo tiempo, el mayor costo del servicio de la deuda, combinado con la disminución de los ingresos del gobierno, puede obstaculizar el gasto público futuro en adaptación , particularmente en los países en desarrollo.


Algunos avances en la planificación y la implementación

La evidencia preliminar sugiere que los procesos de desarrollo del Plan Nacional de Adaptación han sido interrumpidos por la COVID-19, se avanza en las agendas nacionales de planificación de la adaptación.

Alrededor del 79 por ciento de los países han adoptado al menos un instrumento de planificación de la adaptación a nivel nacional, como un plan, estrategia, política o ley. Esto constituye un aumento del siete por ciento desde 2020.

El nueve por ciento de los países que no cuentan con un instrumento de este tipo están en proceso de desarrollar uno. Al menos el 65 por ciento de los países tiene uno o más planes sectoriales en vigor y al menos el 26 por ciento tiene uno o más instrumentos de planificación subnacional.

Mientras tanto, la implementación de acciones de adaptación continúa creciendo lentamente. Los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revelan que los diez principales donantes financiaron más de 2 mil 600 proyectos con un enfoque principal en la adaptación, entre 2010 y 2019. Los proyectos también van en aumento y atraen fondos superiores a 10 millones de dólares.


Urge más acción

A pesar de este progreso, el informe concluye que se necesitan más ambiciones en la financiación y la implementación. El mundo necesita aumentar el financiamiento público para la adaptación a través de la inversión directa y superar las barreras para la participación del sector privado.

Se necesita una implementación más sólida de las acciones de adaptación para no quedarse atrás en la gestión de los riesgos climáticos, particularmente en los países en desarrollo. El mundo también debe considerar escenarios climáticos de alto nivel, proyectados por el Sexto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

El informe también señala que los gobiernos deberían utilizar la recuperación fiscal de la pandemia para priorizar intervenciones que logren tanto el crecimiento económico como la resiliencia al cambio climático. Deben establecer enfoques integrados de gestión de riesgos y establecer marcos flexibles de financiamiento de desastres.

Las economías avanzadas también deberían ayudar a los países en desarrollo a liberar espacio fiscal para los esfuerzos de recuperación ecológicos y resilientes de la COVID-19, a través de financiamientos en condiciones favorables y un alivio sustancial de la deuda.

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo