• Ambiental News-Miguel Á.

Bloqueo a la vida


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza

Han pasado muchos meses y los medicamentos para los niños con cáncer siguen sin llegar. La prensa escrita, las redes sociales, se han llenado de clamores de los padres de familia que claman el apoyo del gobierno federal, a cambio de lo cual reciben mentiras acerca de posibles soluciones.

Las familias y los niños sufren esta terrible situación, porque no es sólo la falta del medicamento y de quimioterapias; son los días y las fechas establecidas para la consulta que el niño/a temen que lleguen porque no sabe cómo están sus niveles y si tendrá que quedarse en el hospital. Es miedo, ansiedad, malestar, tristeza.

Los traslados en transporte público son de dos y hasta tres horas; las consultas son a muy temprana hora; los costos del transporte, de un refrigerio para el niño; dejar a los otros hijos al cuidado de alguien que apoya a la familia para que, al final, les digan que no hay quimioterapias ni medicamentos.

El pacientito, sin fuerza, pasó días esperando con miedo e incertidumbre y al final le dicen que no hay medicamentos.

¿Cómo regresar a tu casa sin que tu hijo haya recibido su tratamiento? Derrotado, frustrado, impotente, consciente de que tu hijo puede morir.

Acudes al sistema de salud por falta de recursos, pero encuentras que este gobierno no atiende las solicitudes de los padres de familia de distintos lugares de la República Mexicana; las autoridades dan la espalda a una situación tan delicada, al ser una enfermedad mortal, sobre todo si no se atiende. ¡Ah, pero es el gobierno de la “transformación” y su perorata de “primero los pobres”!

Si estos padres de familia han bloqueado los accesos al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, es porque el Gobierno bloqueó a sus hijos el derecho a vivir. No hay punto de comparación.

Esta situación no es lo único que sucede en nuestro país, donde el gobierno federal ha adoptado una política de negación, cerrando ojos y oídos, en nombre de la “transformación”.

La ausencia de la Procuraduría de la Defensa del Menor (Niñas, Niños y Adolescentes) es notoria. ¿Dónde está para defender sus derechos, violentados por las mismas autoridades?

Su función es proporcionar asistencia jurídica a la población vulnerable. Estos menores son vulnerables ante el cáncer.

Además, incumple su función de proteger a este sector tan lastimado por los ¿servidores? públicos de la Secretaría de Salud, encabezados por su principal agresor, Hugo López Gatell, quien evade su responsabilidad con declaraciones culposas, dignas de un cobarde.

¿Dónde está la Procuraduría de la Defensa del Menor? Que no se escude en la defensa contra la violencia intrafamiliar. El desabasto de medicamentos en una violencia extrema, propinada desde el gobierno.

¿Cómo es posible que fallen las compras? Enrique Martínez, director del Centro de Consultoría Instituto Farmacéutico, explicó que el retraso en el abasto de medicamentos oncológicos se debe al fracaso de las compras consolidadas que gestiona la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

¿Acaso no está en la ONU el Dr. Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM y ex secretario de Salud? Ni modo que alegue desconocer el grave problema que padecen los niños mexicanos con cáncer.

Me niego a pensar que quien fue secretario de Salud desconoce lo que acontece en México. El conoce perfectamente cómo se gestionaban las compras y abasto de medicamentos, porque en su gestión como secretario de Salud (1999-2007) en el gobierno de Vicente Fox, nunca faltaron los medicamentos oncológicos ni de ningún otro tipo. Él, como médico y embajador ante la ONU ¿no puede apresurar las compras?

La Secretaría de Salud gestionaba los oncológicos con la empresa Pisa. entonces De la Fuente sabrá todo lo relacionado al veto injustificado del gobierno, porque hasta ahora no hay una claridad en el tema. No hay estudios de competencia que demuestren la existencia de un monopolio.

¿Cuáles fueron los intereses para bloquearla? ¿El dueño es un adversario, un liberal, un arribista? ¡Qué carajos importa! Lo que importa es el desabasto causado de medicamentos oncológicos, que ha colocado a los niños en terribles condiciones, sumadas a la enfermedad.

A tres años del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, veo una falta total de calidad humana en él y en sus colaboradores del sector salud, en especial del pobre florero en que convirtieron al secretario Jorge Alcocer, ahora un hombre gris, sin presencia, aplastado por un subsecretario sin ética.

¿Cómo no lo ve quien odia a la clase media? López Gatell es de la clase “medio-cre”; más arribista no puede ser, y le queda perfectamente la parábola del Águila:

Está un águila real en la cima de la montaña.

De repente siente algo en la pata.

Agacha la cabeza y ve a un gusano.

El Águila le pregunta:¿Cómo llegaste hasta aquí?

El gusano contesta: ¡arrastrándome!


quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo