• Ambiental News-Miguel Á.

Cambios de la nueva era


¡Qué hay de nuevo…Viejo!

Por Araceli Mendoza

Campañas electorales empañadas por un listón negro. Sí, de luto, en México. Muertos por la COVID-19, candidatos asesinados, narcoviolencia… ¿Quién tiene la propuesta congruente para estar en la boleta electoral?

The Ray Conniff Orchestra and Singers estuvo en los primeros 20 sitios de las listas norteamericanas de música durante nueve meses. Fue en los años 60 cuando comenzó su fama como arreglista y director de orquesta.

A partir de entonces inició una fulgurante carrera que lo llevó a grabar más de cien álbumes y vender más de 70 millones de discos en todo el mundo.

Conniff grabó desde estándares de jazz de las grandes bandas de los años 40 y 50, hasta clásicos del pop, de autores como Simon & Garfunkel, Burt Bacharach, The Beatles… La época de las grandes orquestas que hacían bailar a todos en los salones de baile de aquellos años o en las casas, con los discos de acetato.

Todo eso pasó. Quienes eran jóvenes hoy son personas adultas mayores; quienes se formaban para entrar en los salones de baile -como “El Riviera”, de la colonia del Valle- hoy hacen largas filas en espera de la vacuna contra la COVID-19.

La mal llamada Campaña Nacional de Vacunación ha desnudado el nulo desarrollo urbano y ecológico en la Ciudad de México, en los Estados y ni qué decir de las poblaciones más alejadas, dónde las personas mayores caminan hasta cuatro horas para llegar al lugar dónde serán inoculados.

Si las largas filas no son para entrar a bailar con la música de Ray Conniff, nuestro país envejeció. La frase sería “parece que fue ayer”. Hoy la realidad es otra: sin rampas de acceso para sillas de ruedas o andaderas para quienes bailaron con la música de Ray Conniff, es realmente un problema cómo las calles y las banquetas nunca fueron diseñadas para la población adulta mayor ni para las personas con discapacidad.

Hace algunos años, hubo asociaciones civiles que iniciaron acciones para tener espacios destinados a personas con discapacidad y rampas de acceso, las cuales hoy muchos no respetan, pese a que los lugares están marcados como exclusivos para esas personas.

Muchos gobernantes hicieron caso omiso a esas peticiones, y hoy vemos cómo los adultos mayores y sus acompañantes tienen que hacer todo tipo de suertes para que las sillas de ruedas puedan circular con una persona sensible, y con temor de que pueda caer.

Las oficinas de Desarrollo Urbano y Ecología estatales y municipales tendrían que ocuparse de acondicionar todo ante la necesidad que ha dejado al descubierto la “Campaña Nacional de Vacunación”.

También queda el llamado para profesionistas y estudiantes de arquitectura o ingeniería, ya que deberán adecuar las ciudades a una nueva forma de movilidad individual, porque el tiempo no se detuvo y los habitantes de las ciudades envejecen.

Iniciadas las campañas políticas, hasta ahora ningún candidato ha propuesto mejoras en temas de Desarrollo Urbano y Ecología, ante la inminente necesidad de un cambio al constatar la cantidad de adultos mayores que hay en el país y que nos convierten poco a poco en una nación de viejos. ¿Acaso los candidatos no tienen en su casa a una persona mayor o a un conocido con discapacidad?

Las alarmas han sonado porque las secuelas de la COVID-19 ya comienzan a verse reflejadas y aumentará la necesidad urgente de acondicionar calles, banquetas, estacionamientos, inmuebles, elevadores, escaleras eléctricas, bahías de acceso y descenso, y buscar las mejores alternativas. No sabemos cuántas personas estarán marcadas con algunas de las 55 secuelas documentadas por científicas mexicanas que deja la COVID-19. (https://www.ambientalnews.mx/post/más-de-50-efectos-pueden-persistir-en-80-de-sobrevivientes-a-la-covid-19)

Es un cambio radical el que tendrá que hacerse. Si los candidatos no se han percatado, seguimos sin propuestas sanas, de beneficio a la comunidad, sin interés hacia el país.

Son candidaturas electoreras. No se han dado cuenta que la pandemia cambió una era. Los candidatos se quedaron en marzo de 2020.

Señores: sus campañas deberían enfocarse en apoyar a las comunidades donde se sintió el dolor por la enfermedad, por la carencia de trabajo, la falta de información cierta sobre la pandemia y las medidas a tomar…

Deben darse cuenta de que en la comunidad a donde van a pedir el voto de ciudadano se carece de internet y, por lo tanto, la niñez perdió el año escolar, además de carecer de centros hospitalarios y de salud dignos y bien abastecidos.

Nada. Los candidatos están aletargados. Será por el confinamiento, las campañas empañadas por los asesinatos; sin ningún asombro, con la creatividad dormida… La población tiene miedo, aunque muchos dicen que con la vacuna ya se ve la luz al final del túnel, sin saber que a la mejor es un tren que se nos viene encima, con vía libre. Si es negro y pesado, es la máquina, o el que maquina cosas nada buenas para la ciudadanía. Espero que pare antes de que nos arrolle y los candidatos se den cuenta que no hicieron nada distinto. Su interés, como el de todos los políticos, es ganar.

Y peor, muchos quieren reelegirse, pese a que durante tres años ni siquiera regresaron a agradecer el voto que los llevó a la curul o al cargo.

Gobernadores que no han metido la mano para ayudar y apoyar en la logística de la vacunación, han dejado a su suerte a los adultos mayores, en el sol, en la lluvia; no les interesa la gente.

Vivimos en un país dividido, dividido por el poder.

Por eso mejor hay que escuchar a Ray Coniff. Escúchalo con atención, seguro te gustará y pasarás un momento agradable. Quizá hasta te pongas a bailar con la escoba, porque no debemos perder la alegría de vivir.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo