• Ambiental News-Miguel Á.

Chi, su leyenda


¡Qué hay de nuevo… Viejo!

Por Araceli Mendoza

@Arinmaldoza

¡Ay! Cómo duele perder a personas que son como ríos cristalinos y dejan su huella. Muy pocas personas se toman el tiempo para dedicarlo al bien común, al bienestar de la sociedad, a reconstruir el “tejido social”. Estos personajes son los que se necesitan justo ahora, cuando se necesita narrar, hablar de la experiencia de los abuelos, de las vivencias en nuestro pueblo o estado.

Vivimos tiempos de aislamiento profundo debido a la pandemia; para los niños y los jóvenes es necesario llenar el espíritu de su ser, haciendo o queriendo hacer una niñez o juventud mejores. Utilizar la cultura para mejorar a la sociedad, llevar paz, armonía y hacer que los niños y jóvenes se introdujeran en el deporte, en la lectura… ¡Caray! Era un ser especial. La mayoría de artistas de cine, televisión y teatro han manifestado la necesidad de expandir la cultura en la sociedad.

Lo imagino en una plaza haciendo su narrativa: “Me contaron los abuelos…” o “Me contó mi abuelo…” o “Don Tanis…”. Sí, Víctor Chi tuvo la inteligencia y el oído para escuchar muchas historias, mitos y leyendas, que forjaron su sensibilidad de gran narrador, para trasmitir desde el corazón a los niños y jóvenes estas historias.

Un compendio riquísimo de leyendas en Colima, en un caminar de pueblo en pueblo, con el oído y la pluma, rescatando del olvido las tradiciones ancestrales, con resultado de un tesoro. Dicen que iba con la gente, hablaba con ella, la escuchaba, y así recopiló un gran archivo de leyendas o vivencias.

Los viejos volvieron a vivirlas a la hora de contarlas. Pocos son los ancianos escuchados, más sin embargo tienen tanto qué contar. Chi sabía muy bien lo que guardaban todos aquellos ancianos. En culturas orientales son los sabios o sacerdotes, y la experiencia la tienen ellos: los ancianos o viejos.

Se cuenta que Chi ayudaba en los entrenamientos de futbol, buscaba que las madres participaran y organizaba desayunos y comidas para integrar a la sociedad en una mejor convivencia.

Uno de sus proyectos fue “Leyendas, misterios y recuerdos de los pueblos de Colima”, proyecto con el que recorrió todo el país contando cuentos de las comunidades del estado. El artista Mictlart realizó su logo: “Un abuelo con un sombrero en forma del Volcán de Colima, sentado sobre un tronco, como en torno a una fogata, con el glifo de la palaba saliéndole por la boca”.

Chi, gracias por llevar el conocimiento de los viejos a donde estuvieras; al parecer, son más de 300 historias provenientes de todo los rincones de Colima.

La energía magnética de un narrador para mejorar la sociedad y tratar de recuperar el “tejido social”, así como diversas causas sociales, con una gran sensibilidad.

La leyenda del propio Chi se forjará con los reclamos a las instituciones públicas cuyas políticas laborales han sumido en la precariedad a los agentes culturales y, sobre todo, a los narradores orales. Sin prestaciones, sin derechos laborales, sin condiciones dignas de trabajo como artistas; en el llamado “outsourcing”, que con esta situación se demuestra que sigue presente. Una leyenda, una realidad que viven muchos artistas. Esto no es un mito, es una realidad.

La Secretaría de Cultura no le pagó al narrador oral Victor Chi. Con cinismo absoluto, Guillermina Pérez, directora de “Alas y Raíces”, dijo que no se le adeudaban nueve meses, sólo dos, y ella piensa que un hombre enfermo puede estar sin dinero durante dos meses, o un mes… ¡No, señora! Ni un sólo día.

La ingratitud, la falta de sensibilidad y actuar por omisión, sin amparar a los colaboradores. ¿Cómo se le puede llamar? Pero la 4T -sí, esta transformación progresista del país- no quiere la cultura para la sociedad, bloquea todo crecimiento de la niñez, de los jóvenes, queriendo desaparecer a los creadores, promotores culturales, al no pagar lo que les corresponde.

Chi, que tu trabajo sea reconocido por siempre. Un narrador que no quedará en el olvido por todas tus leyendas e historias, tu trabajo, que hacen que estés presente. Descansa en paz.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

6 vistas0 comentarios