• Ambiental News-Miguel Á.

Con Adela y firma...


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza

Los secretos de las abuelas para curar -sí, así lo decían: tráime al niño o niña para curarlo-. Las abuelas sabían cómo curar un empacho, dolor en la espalda, si el riñón tenía infección, dolor menstrual… ¡Cuántas cosas curaban… o hacían como que las curaban!

Hoy, por el desabasto de medicamentos, muchas personas han tenido que recurrir a las alternativas empíricas, a la herbolaria, a la homeopatía. Parece increíble cómo hemos retrocedido muchos años por la falta de medicinas.

La lentitud e inexperiencia con que se realizaron las licitaciones para medicamentos y material de curación son tan tristes como sorprendente es, en estos momentos, tener que pasar por trámites tan burocráticos y con ausencia de soluciones a los males que aquejan a miles de personas.

La pandemia ha pasado a segundo plano a enfermedades como el cáncer, la hipertensión, la diabetes, que afectan a gran parte de la población mexicana y que requieren de medicaciones puntuales para evitar su descontrol y agudización.

Por supuesto que hay muchos tipos de cáncer y que no respeta edades. Sólo quienes están pasando por este problema de no encontrar los medicamentos especializados saben las penurias que viven.

Uno de los laboratorios que disponía los productos oncológicos era “Pisa”, al que “congelaron” por una acusación no probada de “corrupción”, como lo manifestó el jefe del Gobierno de la 4T. Gracias a esa acción gubernamental, “Pisa” dejó a su suerte a los pacientes.

Todo esto, mucho antes de saber que se acercaba una pandemia que dejaría a muchos más enfermos sin tratamientos ni medicamentos.

Ahora es el oxigeno medicinal. Vemos a personas que hacen fila, en horarios verdaderamente terribles para conseguir unas horas más de vida para su enfermo, pero nada de esto ha sensibilizado a un presidente que no ha tenido que formarse durante horas para conseguir rellenar un tanque de oxigeno, o peregrinar en busca algún medicamento oncológico.

Él ha tenido atención privilegiada. No en el Hospital Central Militar ni en el Instituto Nacional de Nutrición, como Carlos Slim, sino en su palacio, donde deambulaba como el rey de chocolate con nariz de cacahuate, en su experiencia con la Covid19, si es que la tuvo.

Al menos así lo manifestó, de una manera por demás soberbia, en su regreso a la mañanera, como si hubiera sido algo tan sin embargo: “me contagié por trabajar…” Así de fácil. ¡Caray! Hay personas que han fallecido por tener que salir de sus casas a conseguir el pan para sus familias, mientras muchos otros han muerto por irresponsables al asistir a fiestas o reuniones.

Pero el máximo representante del país, de México, a pesar de haber enfermado y de saber que aún puede contagiarse y contagiar, ¡negarse a usar una mascarilla o cubrebocas es sumamente desalentador, máxime sabiendo que sus fanatizados seguidores van a imitarlo. ¡Qué pena me da tener a un líder nacional, a un representante así!

Por cierto, el lunes siguiente al anuncio, el peso sufrió una fuerte devaluación ante el dólar, por el aviso tan sin embargo del señor presidente. ¿Sabrá el problema que pudiera ocasionar a México si muere? Sería un caos político, económico y social… pero como tiene a su bufón o adulador, como todo rey que se respete y viva en un palacio, que a todo le dice que sí, seguramente continuará de esa manera. Por eso no usa cubrebocas, por que no es importante. Y por eso se va de gira a Tlaxcala, Puebla y Oaxaca, donde seguro seguirá sin usar el cubrebocas y sin guardar la sana distancia.

Regresando al desabasto de medicamentos. La situación se agravará, antes que mejorar. Se dice que faltan por licitar 1,627 claves de medicinas y material de curación para el Sector Salud.

Rafael Gual, director de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), debe sentir tremenda frustración por no atender debidamente un asunto tan importante y de gran relevancia para el pueblo de México, pero como el Gobierno mexicano turnó la responsabilidad a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), para la compra de insumos para la salud seguiremos en la espera. Aunque hay que aclarar que la solicitud se hizo tarde, muy tarde, y que se acabaron la reserva que dejó la administración anterior.

¿Acaso el doctor Ramón de la Fuente no puede intervenir como representante de México ante la ONU para acelerar el proceso?

Aún no se concreta la compra de medicamentos de patente y genéricos de abasto crítico y de fuente única; faltan por licitar 1,627 claves. Son tres procesos y sólo se han hecho dos; el tercero aún no inicia.

Es frecuente escuchar en las farmacias del IMSS o del ISSSTE que no hay tal o cual medicamento. Y esta será una situación cada vez más frecuente. Los medicamentos para hipertensión, diabetes y enfermedades renales son los que más escasean.

Así como el reyezuelo de Palacio dijo que emitiría un decreto para evitar las inundaciones en Tabasco, ¿hará otro para que tu o yo o cualquiera de los 126 millones de mexicanos no enfermemos, y quienes estén enfermos detengan su enfermedad hasta que lleguen al país los medicamentos adecuados?

¿Cuánto tiempo más tendremos que esperar a que concluya el segundo proceso e inicie el tercero? ¡Es absurdo! Una enfermedad no espera.

De verdad que momento histórico tan grave es el que vivimos relacionado con la salud.

Igualmente pasa con las compras que se harán de medicamentos y material de curación por medio del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) –realmente Nisabi-. Los laboratorios están en un descontrol total, porque no pueden planear la producción por lo tardío de las licitaciones, ya que se comienza a producir en cuanto se obtiene la garantía de compra. Producen lo que demanda el mercado privado. Nada más. Mientras tanto, los pacientes y sus familias buscan desesperadamente los medicamentos y se endeudan para comprarlos. Hace falta también responsabilidad social de los laboratorios.

El IMSS, antes de la 4T, funcionaba como relojito para la compra de medicamentos y con un año previo solicitaba los medicamentos y el material de curación. Casi siempre cubría las necesidades de los enfermos.

La Asociación Mexicana de Investigación Farmacéutica (AMIIF), la cual agrupa a laboratorios con más desarrollo de medicamentos de patente, coincidió con la Canifarma en la falta de claridad sobre el proceso de licitación.

La AMIIF, como Asociación, no apoya el abastecimiento de medicamentos, ya que los laboratorios son los que tienen los productos, pero es urgente solucionar el desabasto. Se entiende que hay un proceso de compra complejo y retador, pero se supone que el inquilino del Palacio conocía eso al destruir el sistema de compras consolidadas del sector salud y la participación de las distribuidoras de medicamentos,

Reiteramos, sin licitaciones y sin resultados de éstas, sin la firma de contratos, no hay certidumbre sobre las cantidades que espera el Gobierno mexicano, ni sobre la planeación de producción.

Además, hay que sumar la falta de capacidad de almacenamiento y distribución del aparato gubernamental. ¿Cómo va a suplir a las distribuidoras que tienen almacenes y logística suficientes para distribuir los medicamentos y el material de curación por todos los rincones del país?

El alza en los precios de los medicamentos es escandalosa y la Procuraduría del Consumidor -Profeco- no tiene control sobre ellos.

La Profeco no hizo su trabajo en el control de los cubrebocas, que se han convertido en el salvavidas de la población, aunque el presidente diga que no es necesario, a pesar de que ya enfermo de COVID-19.

Muchas personas sí quisieran usarlo, pero su economía no les da para comprar tantos como necesitan; les resultan demasiado caros. Otros los reutilizan, aunque con eso los convierten en verdaderos focos de contaminación para ellos mismos.

Cada quién usa el que quiere, el que le acomoda, cuando en realidad debería haber un control sanitario para este nuevo artículo indispensable. Debería haber un modelo universal con un costo establecido para el uso de la población. Y ya quien quiera sofisticaciones, que las pague.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo