• Ambiental News-Miguel Á.

Crearán "comunidad de práctica" para apoyar la acción climática corporativa en México



+ Organizaciones internacionales urgen a empresas adoptar ambiciosas metas

de reducción de emisiones y piden al gobierno generar políticas y programas

que faciliten la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero


Para contribuir al cumplimiento de los compromisos nacionales en materia de cambio climático, el consorcio integrado por South Pole, el Instituto de Recursos Mundiales México (WRI México, por sus siglas en inglés), Pacto Mundial México, CDP Latin America y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF México por sus siglas en inglés), realizaron el diálogo público-privado: Retos y oportunidades de colaboración para impulsar la acción climática corporativa en México, en el cual hicieron un llamado a fortalecer la colaboración entre empresas y gobierno para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En este evento también se dio a conocer la creación de una Comunidad de Práctica de empresas con presencia en México para fortalecer sus capacidades en la fijación de objetivos que contribuyan a no superar el incremento de temperatura media global de 1.5 grados Celsius con respecto a la etapa preindustrial, y evitar impactos irreversibles del cambio climático.

El bloque de organizaciones señaló que, de acuerdo con los resultados del "Ambiciómetro" publicado por WWF México en 2020, sólo el 2 por ciento de una muestra de 151 empresas mexicanas tiene estrategias climáticas ambiciosas relativas a sus metas de reducción de emisiones, alineadas con el Acuerdo de París, además de tener objetivos de energía renovable. Aún si todas las empresas mexicanas estuvieran motivadas para establecer objetivos de reducción de emisiones de GEI alineados con la ciencia, la implementación no podría ser efectiva sin las políticas e instrumentos normativos y de mercado necesarios, por lo que resulta imprescindible la construcción de alianzas y alineación de esfuerzos entre los distintos actores sociales. El evento comenzó con las palabras de bienvenida de Dominic Curran, director de Financiamiento Climático en México de la Embajada Británica, quien mencionó que el sector privado es fundamental para conducir la transición hacia una economía baja en carbono.

Mauricio Bonilla, director de Pacto Mundial México, afirmó que este sector es clave para lograr los objetivos de la Agenda 2030, y aseguró que se necesitan acciones ambiciosas y alianzas entre la sociedad, el gobierno y los agentes económicos para lograrlo. “Conocemos los impactos del cambio climático y los beneficios de integrar la sostenibilidad en las estrategias de negocios; sin embargo, es necesaria la acción ambiciosa para asegurar la supervivencia de la sociedad […] Sin metas definidas no hay un camino, y sin metas ambiciosas no hay un futuro”, aseguró. Alex Howe, Senior Policy Advisor de la COP26, habló de los cuatro objetivos de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en noviembre de este año: asegurar compromisos globales que permitan alcanzar emisiones netas cero a mediados de siglo; incrementar los esfuerzos de adaptación climática para proteger a las comunidades y ecosistemas; acelerar la movilización del financiamiento climático para alcanzar la meta global de 100 mil millones de dólares anuales y aumentar el acceso a financiamiento público y privado; y fortalecer la colaboración entre actores para acelerar la acción climática.

"Vivimos en una década crítica para la acción, en la que el argumento a favor de la acción es más fuerte que nunca. La enorme reducción del costo de la energía solar y eólica proporciona una gran oportunidad para la transición. Al mismo tiempo, el costo de inacción está creciendo significativamente”, aseguró. En representación de la experiencia del sector privado, Paula García, gerente de Sustentabilidad y Relaciones Institucionales de América Móvil, señaló que las empresas tienen que asumir cada vez más compromisos sociales, ambientales y de gobernanza para mantenerse en el negocio, pues tanto los clientes como los inversionistas están pendientes de esos factores. “Este tema es sumamente relevante para las empresas, los inversionistas y los consumidores… Las nuevas generaciones quieren lograr un impacto en el mundo a través de sus decisiones de compra. Esta población representa el 50 por ciento de la población económicamente activa, y para 2030 será el 70 por ciento”, indicó. Sobre los retos y oportunidades que enfrentan las pequeñas y medianas empresas, donde se encuentra el grueso de los empleos y productores del país, Jaime Rodríguez, líder del Grupo de Trabajo de Cambio Climático del Pacto Mundial México, señaló al desarrollo de capacidades, el otorgamiento de metodologías y al financiamiento como los grandes temas a resolver para incrementar las capacidades de reducción de emisiones de las empresas, sobre todo de las PyMES. Alba Rodríguez, directora de Política Regulatoria en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, habló sobre el recientemente creado Consejo de Finanzas Sostenibles del país, el cual, a través de cuatro grupos de trabajo, discute el diseño de una taxonomía para el financiamiento sostenible, metodologías para identificar y mitigar riesgos climáticos, el desarrollo de oportunidades de inversión y el establecimiento de reglas para la revelación de riesgos no financieros.

Añadió que son parte de la Red para el Enverdecimiento del Sistema Financiero (NGFS por sus siglas en inglés) y del Pacto Mundial de Naciones Unidas, además de impulsores de la iniciativa SBTi. Finalmente, Enrique Castañeda, subprocurador de Auditoría en la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), habló del Programa Nacional de Auditoría Ambiental, cuyo objetivo es que las empresas se autorregulen y mejoren su desempeño ambiental y su competitividad. Aún con la pandemia, comentó, hubo una participación de mil 300 empresas, con lo que se evitaron 2.4 megatoneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera -alrededor del 0.5 por ciento del total de emisiones del país-; se ahorraron mil 700 millones de kWh de energía, se ahorraron 25 millones de metros cúbicos de agua y 340 mil toneladas de residuos. El evento cerró con el Lanzamiento de la Comunidad de Práctica para empresas mexicanas, en donde, a través de talleres de aprendizaje y experiencias el sector corporativo en México, se obtendrá una visión clara sobre el ritmo y volumen necesario de reducción de emisiones GEI para contribuir a limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados Celsius.

Entre los beneficios de formar parte de esta Comunidad se encuentran:

  • Capacitaciones sobre métodos, herramientas y temas relacionados con el establecimiento de objetivos corporativos de reducción de emisiones en línea con los objetivos nacionales e internacionales de cambio climático.

  • Diálogos entre empresas nacionales e internacionales parte de la iniciativa Objetivos Basados en Ciencia para compartir y conocer experiencias, y,

  • Paquete de capacitación en línea para el sector empresarial mexicano.

La convocatoria para ser miembro de la Comunidad de Práctica cerrará el lunes 26 de julio de 2021.

2 vistas0 comentarios