• Ambiental News-Miguel Á.

Debaten los ministros de Finanzas la transición a cero neto



+ El objetivo principal es cerrar la brecha de financiamiento para la acción climática local


Los ministros de Finanzas, las instituciones financieras internacionales y el sector financiero se reunieron en el cuarto día de la COP26 para ver cómo hacer fluir las finanzas globales para la acción climática.

Movilizar las finanzas es fundamental para llevar a cabo la acción urgente necesaria para limitar los aumentos de temperatura global a 1.5 grados Celsius, ya que se necesitan billones de dólares de inversión adicionales al año para asegurar un futuro con bajas emisiones de carbono y apoyar a los países que ya viven con los devastadores impactos del cambio climático.

El presidente de la COP26, Alok Sharma, señaló que hoy hay más financiamiento público y privado para la acción climática que nunca, pero para cumplir los compromisos del Acuerdo de París y mantener vivo el 1.5, necesitamos que los países desarrollados cumplan con las finanzas públicas y liberen los billones de dólares necesarios en inversión privada para crear un futuro neto cero y proteger vidas y medios de subsistencia de los efectos devastadores del cambio climático.

Por eso hicimos de las finanzas un enfoque clave de la COP26, en el cual estos nuevos compromisos de las naciones y el sector financiero privado son bienvenidos, y seguimos presionando para que los países hagan más para cumplir con sus obligaciones financieras. Los países nos dicen queé necesitan, y ahora las finanzas globales deben responder", agregó.


Cumplir el compromiso de 100 mil millones de dólares y financiar la adaptación

Los países asumieron nuevos compromisos para aumentar el financiamiento para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente a los impactos del cambio climático, incluidos los compromisos de Noruega de triplicar su financiamiento para la adaptación; de Japón y Australia, de duplicar su financiamiento para la adaptación, y de Suiza, Estados Unidos y Canadá por el Fondo de Adaptación.

Esto incluye el mayor compromiso de financiamiento para la adaptación de los Estados Unidos hasta la fecha, para reducir los impactos climáticos en los países más vulnerables al cambio climático. Mientras tanto, Canadá se comprometió a destinar el 40 por ciento de su financiamiento climático a la adaptación.

También hubo nuevos compromisos para el financiamiento climático por parte del Reino Unido, España, Japón, Australia, Noruega, Irlanda y Luxemburgo, que se basan en el plan establecido antes de la COP26 para entregar los 100 mil millones de dólares anuales a los países en desarrollo.

Para combatir las dificultades que enfrentan muchos países con la burocracia de asegurar la inversión climática, hoy se anunciaron 100 millones de libras esterlinas en nuevos fondos del Reino Unido para apoyar el enfoque del Grupo de Trabajo sobre Acceso al Financiamiento Climático, copresidido por el Reino Unido y Fiji.

El grupo de trabajo lanzó una asociación con cinco 'países pioneros' (Bangladesh, Fiji, Jamaica, Ruanda y Uganda) para ayudarlos con sus comunidades locales a obtener el financiamiento que necesitan para sus planes climáticos. Se esperan nuevos compromisos en los próximos días, incluida la adaptación.

La COP26 también verá el lanzamiento de discusiones sobre un nuevo objetivo financiero global para reemplazar el objetivo de 100 mil millones de dólares a partir de 2025.


Finanzas públicas para un futuro neto cero

Demostrando los beneficios directos de lo que puede lograr el financiamiento público para el clima, los líderes de Sudáfrica, Reino Unido, los Estados Unidos, Francia, Alemania y la Unión Europea anunciaron una asociación innovadora para apoyar a Sudáfrica con una transición energética justa y acelerada.

Como primer paso, la asociación internacional anunció que se pueden poner a disposición 8 mil 500 millones de dólares durante los próximos tres a cinco años para ayudar a Sudáfrica, el productor de electricidad más intensivo en carbono del mundo, a lograr la reducción de emisiones dentro de su mejorada y ambiciosa Contribución determinada a nivel nacional (NDC).


Movilizar el financiamiento privado

Los ministros de Finanzas también discutieron que los miles de millones de dólares en finanzas públicas deben usarse para aprovechar los billones de dólares en financiamiento privado necesarios para un futuro cero neto y resiliente al clima, y ​​cómo ayudar a los países en desarrollo a acceder a esos recursos.

Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido también se comprometieron a trabajar en asociación con los países para apoyar una recuperación ecológica y resistente de la COVID-19 e impulsar la inversión en infraestructura limpia y ecológica en los países en desarrollo.

El Reino Unido comprometió 576 millones de libras esterlinas en un paquete de iniciativas para movilizar financiamientos en mercados emergentes y economías en desarrollo, incluidos 66 millones de libras para expandir el programa MOBILIST del Reino Unido, que ayuda a desarrollar nuevos productos de inversión que pueden cotizar en los mercados públicos y atraer diferentes tipos de inversionistas.

Las iniciativas anunciadas por el Grupo del Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo compartirán el riesgo con los países en desarrollo y tendrán como objetivo recaudar hasta 8 mil 500 millones de dólares en nuevo financiamiento en apoyo de la acción climática y el desarrollo sostenible.

También se lanzó un nuevo e innovador instrumento de financiamiento: el Mecanismo de Mercados de Capitales de los Fondos de Inversión Climática (CCMM), que impulsará la inversión en energías limpias como la solar y la eólica en los países en desarrollo.


Alineación de las finanzas privadas para cero neto

Las instituciones financieras privadas también dieron un paso importante para garantizar que las inversiones existentes y futuras estén alineadas con el objetivo global de cero neto. Treinta y cinco países acordaron acciones obligatorias para garantizar que los inversionistas tengan acceso a información confiable sobre el riesgo climático para orientar sus inversiones hacia áreas más verdes.

Para garantizar estándares comunes, 36 países acogieron con satisfacción el anuncio de un nuevo organismo internacional, el Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad (ISSB).

Más de 130 billones de dólares de financiamiento privado están comprometidos con objetivos de cero neto basados ​​en la ciencia y objetivos a corto plazo, a través de la Alianza Financiera de Glasgow para Net Zero (GFANZ), dirigida por Mark Carney.

Los miembros deben establecer objetivos sólidos a corto plazo basados ​​en la ciencia, en los 12 a 18 meses posteriores a su incorporación, y más de 90 de las instituciones fundadoras ya lo han hecho. Un enfoque clave es apoyar a los países en desarrollo y los mercados emergentes.

El canciller del Reino Unido también anunció planes para alinear el centro financiero británico a cero neto. Según las propuestas, habrá nuevos requisitos para que las instituciones financieras y las empresas cotizadas del Reino Unido publiquen planes de transición neta cero que detallen cómo se adaptarán y descarbonizarán a medida que el país avanza hacia una economía neta cero para 2050.

19 vistas0 comentarios