• Ambiental News-Miguel Á.

LA 4T NO INVIERTE MÁS NI PRIMERO EN LOS POBRES


Por Omar Garfias.


La inversión actual en política social no es la más grande de la historia. El monto presupuestal total invertido alcanzó un máximo de 1.12 billones de pesos en 2014 mientras que en 2019 fue de 1,032 billones de pesos. De igual forma, los cambios en los programas han desprotegido a sectores en situación de vulnerabilidad y se han entregado a personas que no están en condición de pobreza.

Máximo Ernesto Jaramillo-Molina es candidato a doctor en Ciencia Social por El Colegio de México y economista por la Universidad de Guadalajara y realizó una investigación sólida sobre las cantidades, las poblaciones atendidas y los resultados de los programas sociales del gobierno federal.

Les gloso algunos de los hallazgos de este trabajo.

“El programa más importante en términos presupuestales, con más de 100 mil millones de pesos, es la “Pensión para el bienestar de las personas adultas mayores”, una pensión no contributiva que continúa el programa iniciado casi dos décadas atrás en la Ciudad de México durante el gobierno de López Obrador. En el plano federal existía un programa similar, pero con presupuesto menor y focalizado solo a aquellas personas sin otro tipo de pensión. Así pues, el principal cambio durante el actual sexenio fue el incremento de la transferencia de 1,160 a 2,550 pesos entregados bi-mestralmente, equivalente a 82% de la línea de pobreza urbana por persona, así como la “universalización” del programa.”

“La beca para educación básica disminuyó: se transfieren 666.67 pesos mensuales por hogar,5 frente a 970 pesos promedio de Prospera en 2017.”

“También es de destacar que, aunque el componente educativo del programa anterior consideraba montos de transferencia diferenciados según sexo, tal distinción se perdió en las becas Benito Juárez.”

“Se pierde el enfoque de género en casi todos los programas sociales y se incurre en algunos retrocesos al respecto, como la no distinción por sexo en becas de educación básica, y que el programa actual más importante para áreas rurales (Sembrando Vida) entregue el monto a los hombres (que son más frecuentemente los dueños de las tierras). Se ignora en todo momento la dimensión de cuidados, como parte de la protección social integral.”

“A lo anterior cabe agregar lo respectivo al tema de salud: se aprobó ya la transformación del Seguro Popular en el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). Si bien aún no queda claro cómo operará, todo indica que heredará al menos los mismos problemas del antecesor (baja cobertura de enfermedades y medicinas),13 ya que el presupuesto pasó de 73,779 millones de pesos (mdp) en 2019 a 72,538 mdp para 2020. Con recursos iguales o menores es imposible garantizar una cobertura más amplia del derecho de salud por parte del nuevo sistema. El cambio en el sistema es solo nominal.”

“Al comparar la serie histórica de 2009 a 2019 es posible darse cuenta de que el monto presupuestal total invertido alcanzó un máximo de 1.12 billones de pesos14 en 2014, y disminuyó constantemente durante el sexenio anterior, hasta un mínimo de 967 mil mdp en 2018. El aumento entre 2018 y 2019, con la llegada de López Obrador a la presidencia, si bien fue importante (6.6% de incremento), no fue suficiente para alcanzar el máximo de 2014, pues en total aglutina un presupuesto de 1,032 billones de pesos.”

“Lo anterior es un reflejo de que, a pesar de que se crearon muchos programas sociales nuevos, varios de ellos fueron el resultado de la sustitución de otros, además de que se eliminaron dieciocho”

“La reconfiguración en términos del monto redistribuido por becas también es interesante de analizar. Antes, con Prospera, el mayor componente del presupuesto estaba netamente orientado a áreas rurales, con base en las becas de educación básica. En 2020 la beca de educación básica se reducirá a más de la mitad de su presupuesto en 2019, mientras que aumentarán en 70% y 74% los programas dirigidos a media superior y educación superior, respectivamente. Lo anterior es grave en términos de progresividad de la redistribución: 83% de los estudiantes de educación media superior y 90% de nivel superior se encuentran en áreas urbanas. Además, el 50% más pobre del país sólo cuenta con 34% del total de estudiantes de educación media superior y 20% de superior. De esta manera, la reorientación del presupuesto a niveles educativos más altos impactará menos en los más pobres.”

“En suma, parece que la reconfiguración en los programas sociales durante 2019 y 2020 beneficiará más a hogares que no necesariamente se encuentran en el fondo de la estratificación social: hogares urbanos, no en pobreza extrema, personas estudiando media superior y superior, y adultos mayores que ya recibían alguna pensión. Esto sería indudablemente una buena noticia si no se estuviera haciendo a costa de disminuir transferencias que llegan a mujeres, rurales o en pobreza extrema.”

“A pesar de que tanto críticos como apologistas se han creído la narrativa de que “el gobierno de López Obrador redistribuye hoy más dinero a los hogares más pobres” frente a lo que hacían sus antecesores, realmente esto no es cierto. Como ya se probó, el monto de los programas sociales en suma es aún menor que el del año 2014, cuando se alcanzó el máximo de presupuesto utilizado en programas y acciones sociales redistributivas.”

“Sumado a las problemáticas anteriores, sí hay algunos cambios que son importantes al comparar los nuevos programas sociales respecto de los anteriores: por un lado, el incremento del número de programas que no cuentan con reglas de operación21 y que no hacen público su padrón de beneficiarios o es imposible analizarlo,22 y, por otro, aún no son públicos los datos del problemático Censo del Bienestar, con el que supuestamente se levantaron los datos respecto de los potenciales beneficiarios de los programas sociales, mediante los “servidores de la nación”, quienes se sospecha provienen directamente de las redes de operación electoral del partido Movimiento de Regeneración Nacional.”


18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo