• Ambiental News-Miguel Á.

El arte público fortifica la calidad de vida en las sociedades


El desarrollo humano como indicador del grado de progreso de las sociedades se basa en la idea, generalmente aceptada en los medios políticos y académicos, de que si bien el crecimiento de las economías es una condición necesaria para explicar la eficacia de avance, de ninguna manera se puede constituir como una designación apropiada. Así, se acepta el razonamiento de que crecimiento y desarrollo son conceptos relacionados, pero distintos.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) promueve el concepto de desarrollo humano definido como el proceso de ampliación de las posibilidades de elegir de los individuos y que tiene como objetivo expandir la gama de oportunidades abiertas a las personas para disfrutar de una vida saludable, creativa y con los medios adecuados para desenvolverse en un entorno digno, con respetuoso apego a la naturaleza y, principalmente, en paz. Dicho de esta manera, parece más que estupendo, pero, si no hacemos efectiva la voluntad y promovemos la conciencia colectiva, jamás fortaleceremos el anhelo de que el potencial de la Tierra no colapse y, por ende, no dejaremos de ver a los recursos naturales como el medio para nuestro «desarrollo». Asimismo, la incertidumbre, la ignorancia, la desinformación y la manipulación que se genera en las redes sociales y en una abrumadora cantidad de medios masivos de comunicación, seguirá su perversa labor para impedir que deliberemos con claridad, lo que fortalecerá aún más, las ridículas discrepancias que promueven odio y caos, aniquilando el sentido democrático en los sistemas sociales y políticos que amparan toda soberanía. Tener presente que el desarrollo humano tiene por objeto las libertades y ampliar el potencial de toda persona, ahora y en el futuro. Esta dimensión universal es lo que otorga al concepto de progreso su singularidad. En esa dirección, el comportamiento de las sociedades ha sido estudiado por diversos teóricos quienes han planteado sus características y consecuencias, analizado problemáticas como el individualismo, la indiferencia, la disminución de valores éticos, la falta de respeto a los ecosistemas, la desestimación de las manifestaciones artísticas, las relaciones fugaces vía la tecnología -principalmente de «smartphone»- y la «prioridad» por el dinero fomentada por una monstruosa economía monetarista. Realidades que dan la pauta a fenómenos como la neurastenia, el consumo obsesivo, el miedo, el aumento en la sensación de incertidumbre y una exaltada prosopopeya a través de lo que ahora conocemos como «Fake News» en diversos medios, así como la propagación de estereotipos e imaginarios sociales que influyen de manera intrincada en los entornos sociales y familiares.

Ante tan oscuro escenario mundial, una vez más tenemos en las expresiones artísticas a los creadores de las bellas artes que, con sana voluntad y conciencia, le brindamos a toda persona millones de representaciones para observar, respetar y entender a nuestro planeta y al prójimo con un generoso abanico de conocimiento aplicado e intuiciones sublimes expresadas en piezas que obran en bien de los sentidos y las percepciones.

Tan sólo un ejemplo… A partir del concepto de ‘arte público’ se acopian las teorías de la estética medioambiental para traducir el lenguaje plástico de las obras, abordando los postulados de la ecología política para revelar el papel de las instituciones en la instauración de modelos sostenibles de gestión del patrimonio cultural (tangible e intangible) social, histórico y natural, y en la promoción del arte que activa el saber y las tradiciones. Esta alternativa, además, opera como próvido guiño para el turismo sostenible y el placer de la gente que vive en sitios urbanos, suburbanos y campestres.

Lo inquietante es que en el contexto contemporáneo de las teorías del caos, de los eventos de la globalización, de la productividad, de las aproximaciones neoliberales a la realidad social, de la evanescencia del estado del bienestar y de la desaparición del dominio público, parece como si el único escenario posible fuera lo que determinan algunos gobiernos y/o quienes se consideran «autoridades calificadas» para establecer qué es arte, qué es bueno para las sociedades y a quien o qué se debería promover, como si en ello estuviera englobado el todo de las culturas. Lo lamentable, es que muchos de estos personajes «calificados» no hacen presencia en los sitios de interés cultural, ni en los estudios de los creadores, ni estudian las culturas de las que presumen «saber», simplemente, poseen un nexo que podemos ubicar en la labor promotora, pero no en la construcción de mecanismos que cubran una amplia esfera de propuestas culturales y de los múltiples lenguajes utilizados en las expresiones artísticas.

Por lo anterior, habrá que retomar que el sentido del arte público proviene de la integración y ordenación de un determinado entorno. La complejidad de los proyectos generados por los creadores obliga, así mismo, a la utilización de medios complementarios que tienen su propia tradición e inclusive, su evolución como lenguaje. Si tomamos como base la leyes de desarrollo social, las disposiciones en ellas contenidas tienen por objeto, entre otros, el contribuir en la construcción de una sociedad con pleno goce de sus derechos económicos, sociales y culturales; fomentar las más diversas formas de participación ciudadana con relación a las problemáticas de armonía; profundizar en el escrutinio de la diversidad cultural y en el desarrollo de relaciones de convivencia interculturales, coadyuvar al reconocimiento de los derechos humanos y naturales, biológicos y ecológicos; incentivar la reconstrucción del tejido social con base en el orgullo de identidad y pertenencia, así como el respeto de los derechos de todos los habitantes y la extinción de toda forma de discriminación, violencia y abuso en las relaciones entre los habitantes y su medio ambiente. Si tan sólo se hiciera cumplir esto, con certeza podríamos disfrutar de una mejor calidad de vida.

72 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscribete aquí

  • YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Tumblr
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social

Visita también:

WhatsApp Image 2020-05-05 at 11.26.48 PM
WhatsApp Image 2020-05-06 at 3.17.50 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 1.53.33 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.16.37 AM
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.11.33 AM
definitivologo.png
Logo finalPNG.png

© 2020 Miguel Ángel de Alba. Todos Los Derechos Reservados.