• Ambiental News-Miguel Á.

El dilema del origen del SARS-CoV2: ¿murciélago, pangolín o escape de un laboratorio?

Por Rafael Sirera

@rafaelsirera


¿Empezó la pandemia de COVID-19 en un laboratorio? Probablemente la enfermedad empezó como otras muchas zoonosis, cuando un animal infecta a un ser humano. En este caso particular, de un animal salvaje o procedente de granjas en mercados acuáticos de Wuhan.

A favor de este origen natural está la ausencia de señales o indicadores de manipulación genética o biotecnológica del virus, por lo que las teorías de la producción artificial del virus fueron tajantemente desestimadas por la comunidad científica.

Además, habida cuenta de los precedentes en epidemias, aceptar que estábamos ante una nueva zoonosis y ver las similitudes genéticas entre diversos coronavirus como naturales, también es un sesgo hacia la versión más sencilla y fácil de explicar y aceptar.

Pero, dejando a un lado extravagantes complots internacionales o bioterrorismo, siempre existió el temor a que fuera un escape de algún laboratorio de investigación chino, hipótesis que hasta el día de hoy sigue viva. Veamos por qué:

a. El grupo de trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y China que debía esclarecer el origen de la epidemia concluyó que un brote zoonótico era "muy probable" y que un incidente de laboratorio sería "muy improbable”. Hay un claro sesgo porque el incidente no se investigó in situ.

b. Por ello, un grupo de 18 científicos escribió una carta a la revista Science (doi.org/10.1126/scienc…) pidiendo se investigue más a fondo y con rigor el origen de la pandemia y no se descarte la posibilidad de un accidente involuntario en un laboratorio.


Investigate the origins of COVID-19 On 30 December 2019, the Program for Monitoring Emerging Diseases notified the world about a pneumonia of unknown cause in Wuhan, China ([ 1 ][1]). Since then, scientists have made remarkable progress…

https://doi.org/10.1126/science.abj0016


c. Las cartas de A. Fauci robadas y que apoyan la necesidad de seguir investigando en el origen accidental de la pandemia, y la solicitud del presidente Biden de profundizar las pesquisas en esa dirección, hacen que cada vez sea más serio el asunto.

d. La falta de transparencia del gobierno chino tampoco ayuda a descartar este tipo de hipótesis sobre el origen del virus.


¿Cuáles son las evidencias sobre el derrame accidental?:

1. Estos escapes no son nuevos y hay ejemplos recientes, como el propio SARS1, que se ha escapado varias veces de diversos laboratorios. Otro ejemplo, un escape de viruela en Birmingham, en 1978, que infectó y mató a una persona.

2. Por el momento no tenemos certeza absoluta de dónde viene el virus. Consideramos muy viable que sea una zoonosis emergente pero no conocemos exactamente el vector real o el reservorio.

3. Tras la muerte de varios trabajadores que limpiaban excrementos de murciélago en una cueva cerca de Wuhan, en 2012, se identificaron seis nuevos coronavirus en la muestra.

4. Además, en esa muestra observaron que diferentes coronavirus podían infectar a una misma célula e intercambiar material genético entre ellos. En 2015 informaron de la presencia de un coronavirus mezcla de especies de murciélago, el RaBtCoV/4991.

5. En 2020 se publicó en Nature la existencia de un coronavirus, RaTG13, genéticamente 96 por ciento similar al SARS-CoV-2, por lo que era el más cercano conocido en relación con el virus pandémico. Las similitudes genéticas entre RaTG13 y RaBtCoV/499 son muy elevadas.

6. Sin embargo, no se tiene evidencia experimental, pues de estos virus sólo sabemos que hay una secuencia genética, pero nunca se ha logrado cultivarlos en el laboratorio. Existe el rumor de que tres trabajadores de estos laboratorio murieron por causas similares a la covid-19 en noviembre de 2019.

7. El SARS-CoV-2 parece más una mezcla de coronavirus de pangolín y murciélago que la evolución de uno solo de ellos. Todo ello con un mutación extra en la proteína spike, que lo hace más infeccioso en humanos.

8. Con el fin de desarrollar fármacos y vacunas contra el virus es muy necesario trabajar con él en el laboratorio. Estos virus se pueden manipular para hacerlos mucho más infectivos y patogénicos, en lo que se llama experimentos de ganancia de función.

9. Los experimentos de ganancia de función (exponer a virus de animales a células humanas y seleccionar aquellas que logran infectarlas) se empezaron a realizar en la gripe, para poder entender los cambios genéticos necesarios para el salto de especies de aves a humanos.

Sin duda son experimentos arriesgados, tanto que en los Estados Unidos se paralizaron entre 2014 y 2017. Cualquier propuesta que involucrara experimentos de ganancia de función requieren una profunda revisión de expertos, aunque las restricciones de China son más flexibles.

Ahora la gran duda es comprobar si el SARS-CoV-2 pudo surgir de forma natural o más bien tras experimentos de ganancia de función. La manipulación genética o la liberación voluntaria o terrorista del virus no parece el escenario más probable para el origen de la pandemia.

* Catedrático de Biología Celular. Coordina el Doctorado en Biotecnología @UPV y la revista de @SEinmunologia. Investiga en OncoInmunología en @eOM_Valencia

.

25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo