• Ambiental News-Miguel Á.

El domo de calor mortal en Norteamérica fue causado por el cambio climático: científicos


Un incendio forestal arde cerca de la aldea canadiense de Lytton, Columbia Británica.

Crédito: James MacDonald / Bloomberg a través de Getty


+ Si el calentamiento global supera los dos grados,

podría ocurrir cada cinco o diez años


La devastadora ola de calor que azotó partes de Canadá y Estados Unidos a finales de junio habría sido extremadamente improbable sin el calentamiento global, concluyeron los investigadores, publica Quirin Schiermeier en un artículo de la revista Nature. La probabilidad de que las temperaturas en la región del noroeste del Pacífico se acerquen a los 50 grados Celsius se ha multiplicado por lo menos 150 veces desde finales del siglo XIX, según un análisis rápido realizado en respuesta a la ola de calor. “Esta ola de calor habría sido virtualmente imposible sin la influencia del cambio climático causado por el hombre”, afirma Sjoukje Philip, del Instituto Meteorológico Real de los Países Bajos (KNMI) en De Bilt y coautor del análisis. "Probablemente todavía fue un evento raro, pero si el calentamiento global supera los dos grados, podría ocurrir cada cinco o diez años en el futuro". La ola de calor sin precedentes duró del 25 de junio al 1 de julio y afectó a grandes ciudades que rara vez experimentan calor extremo, como Portland, Oregón; Seattle, Washington, y Vancouver, Canadá.

Se registraron más de 500 muertes en exceso y 180 incendios forestales en la provincia occidental canadiense de Columbia Británica. La temperatura máxima de la región -49.6 grados Celsius-, registrada el 29 de junio en el pueblo de Lytton, fue la más alta jamás registrada en Canadá. Los habitantes fueron evacuados antes de que un devastador incendio destruyera casi por completo la comunidad. Un grupo de 27 científicos del proyecto World Weather Attribution (WWA) se apresuró a analizar si el calentamiento global había influido en la probabilidad de que ocurriera una ola de calor tan intensa en la región. Su análisis revela una huella inequívoca del cambio climático causado por el hombre. El equipo comparó el calor observado con las temperaturas diarias máximas predichas por los modelos climáticos, incluidas las simulaciones de temperaturas en una atmósfera inalterada por el efecto del aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero. Llegaron a la conclusión de que el aumento de la temperatura media mundial de 1.2 grados Celsius desde la época preindustrial hizo que la ola de calor extrema fuera al menos 150 veces más probable que ocurriera.

Condiciones inusuales El análisis fue más desafiante que estudios similares, incluidos aquellos sobre olas de calor en los últimos años en Europa occidental y Rusia, dice el coautor Geert Jan Van Oldenborgh, modelador climático de KNMI. Las temperaturas máximas observadas fueron hasta 5 grados más altas que los registros anteriores en la zona.

Estos extremos hicieron difícil precisar qué tan rara podría haber sido una ola de calor de tal fuerza en períodos más fríos del pasado, y con qué frecuencia se podría esperar que ocurriera con el clima actual. La gravedad de la ola de calor podría deberse a los efectos de una sequía anterior y a unas condiciones de circulación atmosférica inusuales, explica Van Oldenborgh. También es posible, aunque no se ha probado, que el cambio climático esté provocando que los extremos de calor locales sean más frecuentes e intensos de lo que serían en un clima más frío. Si ese es el caso, es más probable que ocurran olas de calor récord de lo que predicen los modelos climáticos existentes, señala Friederike Otto, co-líder de WWA e investigadora climática de la Universidad de Oxford, Reino Unido. "Aquí hay una fuerte advertencia de que tenemos que estudiar más las olas de calor. El cambio climático es un factor absoluto para los eventos extremos y es posible que los modelos no sean un buen indicador de lo que podría suceder en un mundo en calentamiento", agregó. El calentamiento global significa que las anomalías de calor aumentan naturalmente en un factor importante, menciona James Hanson, científico climático de la Universidad de Columbia, Nueva York. “En comparación con lo que era 'normal' en el siglo XX, la curva de campana de las anomalías climáticas no solo se desplaza a temperaturas más altas, sino que se vuelve asimétrica con una cola larga en el lado caliente”, explica. Los planificadores urbanos y los trabajadores de emergencia de todo el mundo deben prepararse de manera más eficaz para los impactos de las olas de calor más frecuentes en la salud humana, la agricultura y la infraestructura, advierte el coautor Maarten Van Aalst, director del Centro Climático de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en La Haya, Países Bajos. “Las olas de calor encabezan las listas mundiales de muertes por desastres, aunque probablemente aún vendrán muchos casos. Claramente, debemos estar preparados para condiciones más extremas que en el pasado".

doi: https://doi.org/10.1038/d41586-021-01869-0

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo