• Ambiental News-Miguel Á.

El futuro de la mitad de la niñez depende de la COP26: UNICEF


Estudiantes de primaria del Liceo Francés de Nueva York piden acción

por el cambio climático / Emmanuel Rouy / Lycée Français d


+ La de Glasgow debe ser la COP de los niños, afirma Henrietta Fore


Alrededor de mil millones de niños, cerca de la mitad de todos los menores del mundo, viven en 33 países clasificados como de riesgo climático extremadamente alto. “Los líderes mundiales en la COP26 tienen una oportunidad importante y urgente de reconducir el terrible camino en el que nos encontramos”, señaló la máxima responsable de la UNICEF, Henrietta Fore. "Esta debe ser la COP de los niños" destacó la directora de UNICEF en la apertura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima que se celebra en la ciudad escocesa de Glasgow hasta el próximo 12 de noviembre. El mensaje recuerda que el cambio climático representa una amenaza generacional para mil millones de niños que corren un riesgo extremadamente alto de sufrir este fenómeno. “Aunque las perspectivas son nefastas, los líderes mundiales en la COP26 tienen una oportunidad importante y urgente de reconducir el terrible camino en el que nos encontramos. Pueden hacerlo comprometiéndose a aumentar la capacidad de los servicios de los que depende la niñez, y reducir las emisiones de forma más rápida y significativa. El futuro de miles de millones de niños depende de ello", emplazó.

Mensajes clave de UNICEF ante la COP26

  • El cambio climático supone una gran amenaza para la salud, la nutrición, la educación, el desarrollo, la supervivencia y el potencial futuro de los niños y los jóvenes

  • Los niños necesitan más alimentos y agua en relación con su peso corporal, son menos capaces de sobrevivir a fenómenos meteorológicos extremos y son más susceptibles a los productos químicos tóxicos, los cambios de temperatura y las enfermedades, entre otros factores

  • Las generaciones actuales y futuras de niños tendrán que navegar por un futuro incierto en el que el actual modelo de crecimiento que vincula el desarrollo económico a la explotación medioambiental ya no es viable

Los niños y el clima

  • Un informe de UNICEF publicado eN agosto determinó que casi todos los niños del mundo están expuestos al menos A un peligro relacionado con el clima y el medioambiente, como las olas de calor, los ciclones, la contaminación del aire, las inundaciones y la escasez de agua

  • Aproximadamente mil millones de niños -casi la mitad de los niños del mundo- viven en 33 países clasificados como de "riesgo (climático) extremadamente alto". Estos menores están expuestos a múltiples perturbaciones climáticas y medioambientales junto a una alta vulnerabilidad debida a la insuficiencia de servicios esenciales, como el agua y el saneamiento, la atención sanitaria y la educación.

  • Se calcula que 850 millones de niños viven en zonas en las que se combinan al menos cuatro alteraciones climáticas y medioambientales, y unos 330 millones viven en zonas afectadas por cinco grandes perturbaciones climáticas.

  • Los niños de los países que menos contribuyen al cambio climático sufren las mayores consecuencias. Los 33 países en situación de riesgo climático elevado producen colectivamente el 9 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), mientras que en los 10 países con mayor exposición medioambiental solo emanan el 0.5 por ciento de las emisiones mundiales

  • La mejor inversión para reducir los riesgos que enfrentan los niños es mejorar la resiliencia de los servicios clave de los que dependen

  • El acceso a servicios adaptables de agua, saneamiento e higiene reduce los riesgos para 415 millones de niños.

  • Los servicios sanitarios respetuosos con el clima disminuyen los riesgos para 460 millones de niños

  • Las escuelas y los sistemas educativos resistentes reducen los riesgos para 275 millones de niños

  • Y las redes de seguridad social adaptadas al clima aminoran los riesgos para 310 millones de niños.

Aumentar la inversión en adaptación y resiliencia climática

  • UNICEF insta a los países desarrollados a superar su compromiso alcanzado en 2009 de aportar 100 mil millones de dólares anuales en financiamiento climático para los países en desarrollo, ante la evidencia de que estas sumas son insuficientes para abordar la magnitud de los impactos climáticos.

  • Debe realizarse una fuerte inversión en la adaptación y resiliencia de los servicios sociales para los 4,200 millones de niños que nacerán en los próximos tres años

  • Es necesario adaptar los servicios críticos, como los sistemas de agua, saneamiento e higiene, y los servicios de salud y educación.

  • Es imperativo que durante la COP26 los países se comprometan a aumentar la inversión en la adaptación al clima y la resiliencia en los servicios clave para los niños, dando prioridad a los grupos más vulnerables y marginados. Las decisiones que se tomen en el evento marcarán la vida de todos los niños de todas las naciones del planeta, ahora y en el futuro.

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

  • UNICEF insta a los países a reducir sus emisiones en 2030 al menos un 45 por ciento en comparación con los niveles de 2010, con el fin de que el calentamiento no supere los 1.5 grados centígrados.

  • Los gobiernos están muy lejos de alcanzar este objetivo. Según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, los objetivos actuales de mitigación climática nos conducen a un aumento de la temperatura de 2.7 grados Celsius para finales de siglo. Por cada décima de calentamiento, los científicos afirman que habrá más olas de calor, inundaciones y sequías extremas.

  • El número de niños que correrán un "riesgo extremadamente alto" de sufrir los efectos del cambio climático aumentará probablemente a medida que se aceleren los efectos del cambio climático.

Incluir a los jóvenes en todas las negociaciones y decisiones sobre el clima.

  • UNICEF apoya el llamado de los jóvenes para que los gobiernos acaben con su constante omisión de este grupo poblacional, especialmente de quienes viven en los lugares más afectados.

  • La juventud exige a los encargados de la toma de decisiones acciones climáticas integrales y atrevidas. La actuación que demandan no se ha materializado hasta ahora a los niveles necesarios.

  • La niñez y la juventud están insuficientemente representados en la toma de decisiones y en los debates políticos, a pesar de ser la principal parte interesada. Por lo tanto, está limitada su capacidad de influir en decisiones fundamentales para su futuro.

  • La aplicación del Acuerdo de París a nivel nacional, regional e internacional debe reflejar e incluir los derechos y las opiniones de la niñez. La COP26 es una oportunidad crítica para formalizar esta cuestión. En 2022 se cumplirán 30 años de la redacción de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y durante ese periodo nunca se ha tomado una decisión climática centrada en la niñez y la juventud en el marco del acuerdo.

  • Todos los gobiernos deben impartir educación climática a la niñez y a la juventud para que puedan contribuir y participar de forma significativa en la política y la acción climática.

17 vistas0 comentarios