• Ambiental News-Miguel Á.

El miedo a las mujeres


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza


La secundaria 10, ubicada en la Alcaldía Benito Juárez, en el barrio colonial y muy tradicional de Mixcoac, vio pasar por sus aulas muchos alumnos que forjaron a México, pero es muy significativo que una mujer como Ifigenia Martínez haya transitado por este plantel como paso previo a la Licenciatura en Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Una mujer de empuje, de lucha, de ideales, de metas, que trabajó al lado de personalidades sobresalientes en el ámbito político, como JaimeTorres Bodet y Antonio Ortiz Mena, al ser una de las primeras mujeres en alcanzar posiciones de alta responsabilidad, tanto en la administración pública como en el servicio exterior.

Ifigenia Martínez fue la primera mexicana en obtener una Maestría en Economía en la Universidad de Harvard, donde también se doctoró. En 1950 fue cofundadora de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En 1968 fue una de las principales defensoras de la Universidad tras la invasión del ejército en Ciudad Universitaria, y fue investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Encabezó el Partido de la Revolución Democrática, junto con Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo; en su momento, los tres pertenecieron al Partido Revolucionario Institucional.

Otro cargo que desempeñó fue como coordinadora económica de las campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador.

Su cercanía con el presidente de la República siempre ha sido evidente, al ser su referente y asesora. El 1 de diciembre de 2018, el presidente López Obrador llegó del brazo de Doña Ifigenia a San Lázaro para rendir protesta constitucional como el primer mandatario emanado de un partido de izquierda en los últimos años.

La doctora Ifigenia Martínez no entrará el jueves del brazo del presidente para recibir la medalla “Belisario Domínguez”. Estará en el Senado de la República acompañada, seguramente, por su familia, porque como mujer ha ocupado cargos muy especiales: ser madre, abuela y bisabuela. Los cargos que desempeñó a lo largo de su vida no fueron limitantes para formar a sus hijos y una familia.

Tampoco estarán aquellos que se adelantaron, pero que fueron maestros en la trayectoria de la Doctora Martínez y dejaron grandes enseñanzas para que fuera una gran activista y lograr cambios radicales en la democracia de México.

Para ella será un día muy especial, al recibir la medalla “Belisario Domínguez”.

Desde que el presidente anunció en su mañanera que no asistiría para evitar provocaciones, pienso que la Dra. Ifigenia Martínez vio a un hombre misógino, acomplejado y apocado por no saber distinguir el gran valor de Ifigenia Martínez y ocultarse tras una supuesta provocación.

Lo que no tolera el presidente es la alianza política de Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez. Andrés Manuel López Obrador es un hombre que sólo quiere escuchar los datos que él tiene -sus “otros datos”-, y sobre todo, se siente poseedor de la verdad absoluta. En resumen, un oportunista.

La amistad, los ideales que los unieron quedaron muy atrás; la democracia entre ellos desapareció. Realmente, es una pena que dos mujeres lo hayan intimidado: una por su trayectoria política, muy relevante en la vida de México, al ser una auténtica luchadora social, y la otra mujer, la senadora Lilly Téllez, a quien mencionó en varias ocasiones como provocadora.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo