• Ambiental News-Miguel Á.

El Nuevo Orden Mundial ¿en bien de quién?


Por: Fernando Silva


El inconveniente ético de las despreciables conductas causadas por deficiencias educativas y morales, así como por las nefastas prácticas en provecho económico o de otra índole, permiten observar con alta consternación las frías acciones de un puñado de fatídicas personas conocidas como la «élite global» quienes con gran cinismo asumen los poderes fácticos e influyen de manera negativa en el progreso de vida del resto de la humanidad y, por consecuencia, de todos los ecosistemas.

Estos individuos, son un gobierno invisible, insociable y dominante, que sin más capacidad que la de su sordidez, conducen -desde la lobreguez- a gobiernos y a organizaciones como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a toda institución similar, en un terrorismo empresarial que somete a las sociedades a través de la manipulación, la injusticia y el miedo de su expuesto «Nuevo Orden Mundial» que no es otra cosa que una conspiración que afirma la existencia de un plan diseñado con el fin de instaurar un gobierno único -burocrático y controlado por sectores elitistas y plutocráticos- en todo el mundo.

Por lo tanto, más allá de tan inquietante escenario, tenemos por supuesto las discrepancias entre los intereses políticos, lo que nos brinda una vez más, la oportunidad de participar con nuestro discernimiento para comprender que la problemática se encuentra indisoluble-mente vinculada con el tema de la substraída democracia, específicamente con aspectos relacionados con la viabilidad, la ética, la justicia, la dignidad, la legalidad y la gobernabilidad. En esa perspectiva, es importante hacer conciencia sobre los denominados grupos de interés y grupos de presión que se disputan las instituciones públicas, así como analizar la singular intervención de obsecuentes medios de comunicación y repugnantes empresarios.

Entonces, si este avaricioso e impío grupo de mortales lo controlan todo ¿Cuál es la función del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) como portavoz dentro del sistema de las Naciones Unidas? Se supone que debe proceder como catalizador, promotor, educador y facilitador para promover el uso racional y el desarrollo sostenible del medio ambiente en el orbe.

Quizás por ello advirtamos con extrema preocupación el deterioro del planeta, ya que no se ejecutan las condiciones y las tendencias ambientales de acuerdo a los pactos internacionales firmados; tampoco la elaboración de mejores instrumentos que impulsen las ciencias en la materia con el objetivo de investigar y dar a conocer las relaciones que mantiene el ser humano consigo mismo y con la naturaleza, y que no se fortalezcan las instituciones para la gestión racional de los ecosistemas a través de su labor normativa o, mediante la facilitación de plataformas intergubernamentales para la realización de acuerdos y directrices multilaterales que tengan por principio hacer frente a los problemas culturales y ambientales en la Tierra.

Un botón de muestra. Tan sólo hace dos años -el 1 de marzo de 2019- la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030, el cual tiene por objetivo reunir a los países agremiados para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en el planeta; asimismo, establecer los mecanismos necesarios en bien de la seguridad alimentaria, el suministro de agua y la biodiversidad; la protección de los bosques, las selvas, los pastizales, las tierras de cultivo, los humedales, las sabanas y otros entornos ecológicos que abarcan desde los terrestres hasta los de aguas continentales, marinas y costeras. Además de que los entornos urbanos necesitan urgentemente alto grado de restauración tanto en su estructura en temas de planeamiento de los asentamientos humanos para su diagnóstico, comprensión e intervención, así como en los valores éticos y morales de las sociedades que las conforman.

Infortunadamente, la ambiciosa e irreflexiva corrupción en voraz complicidad con la delincuencia empresarial, han trastornado el 70 por ciento de la superficie terrestre, imponiendo violentas «normas» a la mayoría de las personas y desplazando a la flora y fauna silvestre a disminuidos refugios naturales, lo que supone graves desafíos para el desarrollo sostenible, afectando la vida y medios de subsistencia de millones de personas y de alrededor de un millón de especies de animales y plantas que se encuentran en evidente peligro de extinción.

Al parecer el mentado Nuevo Orden Mundial, despliega un proyecto de planeta en donde actúe un esquema que circunscriba que hay comunidades de seres vivos que importan y otras que no. El miedo que inspiran con su ideología lo comparten con buena parte del sector privilegiado -económicamente de la población mundial- y que no se siente identificado con la mayoría de la humanidad. Ante este desigual panorama, los movimientos internacionales que demandan equidad, se muestran más que preocupados al asumir conciencia sobre las estructuras sociales de las que se participa y a las que no les dan oportunidad de trabajar en bien común. Si el conocimiento sirve para hacer una crítica al capitalismo y a la división de clases sociales, el Nuevo Orden Mundial puede abonar en agravio de todo ser viviente, a razón de la banalidad con que trata un esquema tan incomprensible y, por ende, urgente de discutir en todas las sociedades.

54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscribete aquí

  • YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Tumblr
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social

Visita también:

definitivologo.png
Logo finalPNG.png
WhatsApp Image 2020-05-06 at 3.17.50 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 1.53.33 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.16.37 AM
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.11.33 AM

© 2020 Miguel Ángel de Alba. Todos Los Derechos Reservados.