• Ambiental News-Miguel Á.

El plástico ¿es para siempre?


Elija reutilizables: la lucha de nuestros niños,

Estados Unidos de América

Para involucrar a los jóvenes en la lucha contra la contaminación plástica, un aula Zero Waste en Berkeley, California, ha logrado generar sólo un frasco de desechos (un poco menos de un litro) durante todo el año escolar. Foto de Jacqueline Elbing-Omania (Alemania)


Durante décadas hemos confiado en los plásticos para mantenernos seguros, aislar nuestros hogares y asegurarnos de que nuestros alimentos se mantengan frescos. Desde teléfonos celulares hasta repuestos para automóviles; desde equipos de protección personal hasta jeringas, el plástico nos ha facilitado la vida. Pero, ¿cuándo termina la vida del plástico? Los desechos plásticos pueden tardar entre 20 y 500 años en descomponerse, e incluso entonces, nunca desaparecen por completo; simplemente se vuelven cada vez más pequeños. Considere esta cifra: 8.3 mil millones de toneladas es la cantidad total de plástico fabricado hasta ahora, y la mitad se ha producido en los últimos 13 años. Los microplásticos, en particular, se han encontrado en todos los rincones del mundo, desde la cima del Monte Everest hasta la depresión de la Fosa de las Marianas. De hecho, se estima que los humanos ingieren el tamaño de una tarjeta de crédito en plásticos por semana.

Sin embargo, de todo el plástico desechado hasta ahora, el 12 por ciento se ha incinerado, solo el 9 por ciento se ha reciclado y el resto se ha desechado en vertederos o liberado al medio ambiente.

El Convenio de Basilea, el tratado ambiental multilateral de la ONU sobre la prevención, minimización y gestión racional de los residuos, estableció la Asociación de Residuos Plásticos para proporcionar una plataforma que une a múltiples partes interesadas bajo el objetivo común de eliminar la fuga de residuos plásticos en el medio ambiente.

Este año, la Asociación pidió a personas de todo el mundo compartir fotos que muestren cómo el uso indiscriminado de desechos plásticos afecta su vida diaria y su entorno.

La Asociación de Residuos Plásticos pide trabajar juntos para encontrar una forma sostenible de coexistir con el plástico. Si el ·PLásticoEsParaSiempre (#PlasticIsForever), la sociedad necesita repensar y remodelar su relación con este material complejo, útil y omnipresente.

La exposición fotográfica fue organizada por la Asociación de Residuos Plásticos del Convenio de Basilea, con el apoyo de la Secretaría de los Convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo (BRS) en el marco del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) , la Red Ambiental de Ginebra y la Ciudad de Ginebra.

Sopa de plástico de mantarrayas, Indonesia

Una mantarraya que se alimenta por filtración intenta comer en medio del plástico en Nusa Penida de Bali. Investigaciones recientes han demostrado que las mantarrayas ingieren hasta 137 piezas de plástico por hora, lo que expone a su población a riesgos desconocidos a largo plazo. Foto de Vincent Kneefel (Países Bajos).

Chelnoia Mydas sube a respirar entre escombros, Brasil

Una tortuga marina joven está tratando de respirar en un charco de agua lleno de plástico

en Niteroi, Río de Janeiro, Brasil. Foto de Heidi Acampora (Brasil)

Survival, Filipinas

Un joven se baña en un río contaminado con plástico y otros desechos en Bocaue, Filipinas. Foto de Jophel Botero Ybiosa (Filipinas).

El buque humanitario Vega, de 129 años, navega a través

de desechos plásticos en el mar de Java

Cuando comenzaron las entregas de suministros médicos y educativos donados en 2004, la mayor parte del área todavía estaba relativamente limpia. Ahora el parche de desechos plásticos se extiende por al menos un kilómetro y tiene unos 100 metros de ancho. Foto de Margarete Macoun (Alemania)

Vista aérea de la laguna de Korle, ahogada con plásticos

de un solo uso, Ghana

Los principales sistemas de drenaje en Accra, capital de Ghana, vierten los desechos plásticos de un solo uso en el océano a través de la laguna Korle. Los pobres de las ciudades a veces nadan en él para recuperar material reciclable. Foto de Muntaka Chasant (Ghana)

Vivir con el medio ambiente, Bangladesh

Estos muchachos pasan sus días luchando por comida y bienes. Es una guerra diaria para ellos en el depósito de Chittagong, Bangladesh. Foto de Muhammad Amdad Hossain (Bangladesh)

Niña llorando al lado de la casa, Malasia

Esta niña crece en un asentamiento de ocupantes ilegales alrededor de Sabah, Malasia. Se estima que las pilas de basura recolectadas en varias de estas áreas ascienden a 216 mil kilogramos mensuales. Foto de Fakir Mohamad bin Md. Nor (Malasia)

Recolector de residuos plásticos, Ghana

En Accra, Ghana, un recolector de desechos plásticos lleva el plástico que recuperó a un vertedero, donde los intermediarios lo comprarán para reciclarlo. Foto de Muntaka Chasant (Ghana)

Una mujer busca sobrevivir en una montaña

de desechos plásticos, Pakistán

Una mujer recolecta y separa botellas de plástico para luego venderlas a fábricas de reciclaje en Mandi Bahauddin Punjab, Pakistán. Foto de Sufyan Arshad (Pakistán)

Playa en llamas, Indonesia

Esta playa local en Java, Indonesia, se ha convertido en un vertedero ilegal de desechos plásticos. Se puede ver a uno de los residentes quemando el plástico para que no entre a su casa durante la marea alta. Foto de Vincent Kneefel (Países Bajos)

De cerca y en plástico, Uruguay

Los residuos plásticos se han convertido en parte de nuestro microcosmos, incluso se encuentran entre los granos de arena de esta playa uruguaya. Foto de Mauricio Ruiz (Uruguay)

Verificación de la realidad, Croacia

Una tormenta de viento procedente del sur arrastra plástico en la costa de la península de Pelješac, Croacia. Foto de Anita Bubalo (Croacia)

Monstruo de plástico, Francia

En el pintoresco pueblo de Plouharnel, Francia, en Bretaña, una vez que los surfistas se van al invierno, las corrientes marinas llenan de basura la orilla del mar. Una invasión de monstruos de plástico. Foto de Céline Bellanger (Francia)

Dos chicos, Kenia

El río Njoro fluye desde el bosque de Mau y continúa a lo largo de varias áreas residenciales. Cuando llega al lago Nakuru, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en Kenia, está lleno de plástico. Foto de James Wakibia (Kenia)

Vergüenza, Croacia

Campo 30 kilómetros a las afueras de Split, Croacia, después de una gran tormenta. Foto de Đurđica Milosavljević (Croacia)

Río de plástico, Bangladesh

Una vez importante vía fluvial comercial, el río Buriganga en las afueras del suroeste de Dhaka, Bangladesh, se ha convertido en un río de plástico. Foto de Shahriar Hossain (Bangladesh)

19 vistas0 comentarios