• Ambiental News-Miguel Á.

Eliminar el carbón beneficiará la salud, la economía y la naturaleza


+ Hay formas de cambiar los combustibles fósiles, reducir las emisiones y proteger la salud


Londres.- Una eliminación rápida de carbón y un cambio de todos los combustibles fósiles ofrecerán múltiples beneficios globales; en casi todas las circunstancias, los autos eléctricos serán más amigables con el clima que los que funcionan con gasolina, incluso cuando se genera esa electricidad por combustión de carbón.


Investigadores holandeses y británicos informan en la revista Nature Sustainability que consideraron el desafío en 59 regiones del mundo y descubrieron que en 53 de sus estudios el cambio a electricidad significó una clara reducción de las emisiones perjudiciales para el clima.


Las naciones que hasta ahora dependen del carbón ahorrarán sustancialmente en costos de salud y daños ambientales si cierran los pozos y se convierten a las energías renovables.

La fabricación y uso del hormigón, una gran fuente de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, es una fuente obstinada de calentamiento global, pero aun así hay formas de reducir los costos climáticos y de daños a la salud del cemento y el mortero en más del 40 por ciento.


Cada uno de estos tres estudios es un recordatorio de que por el momento no hay forma de detener todas las emisiones de carbono en la economía, pero cada uno también confirma que un cambio de los combustibles fósiles sigue teniendo sentido económico.


Casi una cuarta parte de todas las emisiones de combustión de combustibles fósiles que amenazan una crisis climática provienen del transporte de pasajeros por carretera y la calefacción doméstica. Se necesita energía para fabricar un automóvil eléctrico o una bomba de calor, y se necesita energía para generar la electricidad para que funcionen.

Para 2050, la mitad de todos los automóviles en circulación podrían ser eléctricos, lo que reduciría las emisiones globales en hasta 1.5 mil millones de toneladas de dióxido de carbono al año, similar a lo que Rusia emite ahora.


El cambio de hogares calentados por gas, carbón o petróleo a bombas eléctricas podría ahorrar 800 millones de toneladas, aproximadamente lo mismo que las emisiones actuales de gases de efecto invernadero de Alemania.


Las emisiones de por vida de los automóviles eléctricos en Suecia y Francia, que ya obtienen la mayor parte de su electricidad de fuentes renovables o de energía nuclear, serían hasta 70 por ciento más bajas que las de los automóviles a gasolina, y un 30 por ciento más bajas en el Reino Unido.


“La respuesta es clara: para reducir las emisiones de carbono, deberíamos elegir automóviles eléctricos y bombas de calor domésticas, en lugar de alternativas de combustibles fósiles”, dijo Florian Knobloch, de la Universidad Radboud en los Países Bajos y Cambridge en el Reino Unido.


“En otras palabras, la idea de que los vehículos eléctricos o las bombas de calor eléctricas podrían aumentar las emisiones es un mito. Hemos visto mucha discusión sobre esto recientemente, con mucha desinformación. Aquí hay un estudio definitivo que puede disipar esos mitos”.


Las 53 regiones en el estudio representan el 95 por ciento de la demanda mundial de transporte y calefacción. Los científicos tomaron en cuenta el uso de energía de la cadena de producción al comienzo de la vida útil de un automóvil o sistema de calefacción, y el procesamiento de residuos al final, para encontrar que Las únicas excepciones fueron en lugares como Polonia, que todavía depende en gran medida del carbón.


En 2015, las naciones firmaron el Acuerdo de París para intentar limitar el calentamiento planetario promedio abajo de 2 grados Celsius para fines de siglo, pero en este momento, para 2100 las temperaturas globales podrían aumentar en un catastrófico 3 grados Celsius.

Un nuevo estudio en Nature Climate Change confirma que para alcanzar el objetivo de 2 grados Celsius no solo tiene sentido el clima para cerrar las minas y las centrales eléctricas que queman carbón: también ahorraría dinero, solo en términos de reducir los riesgos para la salud asociados con la contaminación y el daño a los ecosistemas y la pérdida de vida silvestre.


“Estamos en el siglo XXI y todavía dependemos en gran medida de la quema de carbón. Por eso decidimos probar exhaustivamente el caso de un abandono mundial del carbón.¿Es económicamente viable? La respuesta es “sí, con mucho”, dijo Sebastian Rauner, del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, quien dirigió el estudio,

Su colega Gunnar Luderer agregó: “Los beneficios de la reducción de los impactos en la salud y el ecosistema compensan claramente los costos económicos directos de una salida de carbón: equivalen a un ahorro neto de aproximadamente el 1.5 por ciento de la producción económica mundial para 2050. Es decir, 370 dólares por cada humano en la Tierra en 2050”.

“Nos preocupamos mucho por las emisiones de gases de efecto invernadero, pero no hemos prestado tanta atención a las cargas sanitarias, que también están impulsadas en gran parte por la demanda”, concluyeron.

24 vistas0 comentarios