• Ambiental News-Miguel Á.

Enfrentan pueblos originarios e intelectuales el prolongado extractivismo en Latinoamérica


Por Fernando Silva

Al hablar del medio ambiente resulta conveniente hacer valer el término Equidad, ya que nos permitirá innovar un enfoque socialmente integrado que abarque y determine la evaluación de los problemas ambientales derivados del cambio climático y la insaciable devastación de la Tierra. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió en el Informe sobre Desarrollo Humano de 2011, que la degradación de los ecosistemas amenaza el progreso global y, en especial, en las regiones pobres; en este ámbito, las desigualdades son manifiestas y el papel que han jugado los recursos naturales en la estructura y dinámica económica mundial es fundamental. Los países que se consideran «desarrollados» explotan la dotación de estos recursos para impulsar diversas fases en su proceso de crecimiento, sin embargo, los resultados obtenidos en distintas zonas no son los mismos; mientras algunas naciones han sabido aprovechar dicha dotación natural, convirtiéndola en una palanca del progreso, en otros, su dominio se ha convertido en un absoluto lastre.

En ese sentido, históricamente América Latina ha estado atada a la explotación de sus recursos naturales, insertándose en la división internacional (de los países «desarrollados») como proveedora de materias primas, bajo una condición subordinada, y por tanto, sujeta a las exigencias de quienes demandan sus riquezas. Cabe destacar que los países en esta región de mundo -con una superficie de 19.2 millones de kilómetros cuadrados- poseen una de las mayores reservas minerales y petroleras del planeta, así como alrededor de un 30 por ciento del total de los recursos hídricos renovables en el mundo.

Así, la pregunta recurrente es ¿por qué una región tan rica en recursos tiene tantas consternaciones para fundamentar una próspera evolución económica y democrática de mediano y largo plazo? Esta situación nos lleva a plantearnos inquietudes sobre si lo que se vive actualmente es una repetición del extractivismo clásico, o por el contrario, el reconocer que la aplicación de cambiantes medidas de políticas económicas y sociales en algunos países de América Latina, abren los debates en relación a modelos adecuados en su propio beneficio, así como para la explotación de sus recursos mineros y petroleros.

Aquí la exacción de los rapaces importadores juega un papel fundamental, en tanto que es la imposición que da lugar a la subordinación y dependencia de los gobiernos, en franco detrimento para la sociedades que los componen. La actividad extractiva representa la primera fase de las cadenas de producción internacionales, con lo cual, la industrialización de las materias primas que son exportadas desde Latinoamérica se realiza corrompiendo las economías locales.

Obviamente, las expresiones culturales y artísticas no pueden quedarse fuera de los procesos que nos dan identidad y pertenencia -más, cuando de defender los derechos naturales se trata- proporcionando en ese escenario discursivo y de importantes manifestaciones el ubicarnos en la lucha contra la falta de memoria histórica, las injusticias, la corrupción, el racismo y la aporofobia. Así, tres intelectuales activistas de las Américas: Alberto Acosta, economista, académico, sociólogo y activista ecuatoriano; Silvia Rivera Cusicanqui, teórica contemporánea e historiadora boliviana y la escritora, músico y académica indígena canadiense Leanne Betasamosake Simpson, con otros colegas-activistas en otras latitudes, han producido pensamientos críticos importantes frente a diversas manifestaciones en contra del extractivismo (de recursos naturales y que están orientados esencialmente a ser exportados) más, cuando implican la violación de derechos humanos e intimidación contra las personas que habitan en las comunidades afectadas.

Sobre el particular, Leanne Batasanosale comentó: «Extraer es tomar, pero en el concepto que nos ocupa, es robar. Es arrebatar sin consentimiento, sin pensamiento, sin cuidado e, incluso, sin conocimiento de los impactos sobre los demás seres vivos en los entornos violentados. Eso históricamente ha sido parte de los totalitarismos y las «conquistas». El colonialismo siempre ha extraído a las poblaciones originarias -conocimientos, mujeres y tierras. Nuestros mayores nos han estado advirtiendo sobre esto desde hace generaciones- así, observaron de inmediato la insostenibilidad de la sociedad de colonos.

Las sociedades basadas en la invasión no pueden sostenerse, así estamos acercándonos a ese punto de ruptura con seguridad. Nos estamos quedando sin tiempo. Estamos perdiendo la oportunidad de cambiar esto. No tenemos tiempo para esta transformación masiva y lenta en algo que sea sostenible y alternativo. Siento que me empujan contra la pared. Quizás mis antepasados sintieron esto hace 200 o 400 años. Pero al parecer a pocos les importa».

De ahí que hoy día en América Latina y en el mundo neocolonizado los procesos de «desarrollo» a las comunidades no occidentales sean una broma de mal gusto. Las transnacionales van comprando con dinero a algunos líderes de los pueblos, y aquellos que resisten se les asesina con la violencia de la limpieza étnica (genocidio) de los aparatos militares o paramilitares. Luego de las masacres, al no quedar seres humanos en la zona, entonces de manera cínica y perversa se declaran nulos los derechos humanos y naturales, porque no hay quien defienda la zona. Esta lógica de violencia, muerte y descaro genocida se ha intensificado a nivel planetario con la subida de precios de los metales y minerales producida por la especulación financiera post-crisis. Es tiempo de hacer una introspección cultural y hacerle frente a tan alargada ofensa contra los pueblos latinoamericanos, tener presente que está entre nosotros desde 1492.


Suscribete aquí

  • YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Tumblr
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social

Visita también:

WhatsApp Image 2020-05-05 at 11.26.48 PM
WhatsApp Image 2020-05-06 at 3.17.50 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 1.53.33 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.16.37 AM
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.11.33 AM
definitivologo.png
Logo finalPNG.png

© 2020 Miguel Ángel de Alba. Todos Los Derechos Reservados.