• Ambiental News-Miguel Á.

Envían Ciudadanos por un Clima Vivible Carta Abierta a AMLO en el contexto de la Cumbre Climática

+ Considera que el límite propuesto por el presidente en sus redes sociales excedería

las emisiones posibles para alcanzar la meta de 1.5 grados e incluso la de 2 grados

Celsius establecidos en el Acuerdo de París y recomendado por la ciencia

Dado el contexto global y los más recientes reportes de la ONU, la acción contra la crisis climática no puede esperar.

Se requieren soluciones multilaterales en un esfuerzo internacional sin precedentes para evitar un colapso ecológico y simultáneamente atender la crisis sanitaria y la desigualdad. Para garantizar los derechos fundamentales de la ciudadanía, no solo a un medio ambiente sano, sino al acceso al agua, a la alimentación, la salud y la seguridad, esperamos que este Día de la Tierra los jefes de estado de todo el mundo se comprometan a tomar acciones urgentes y seguir planes de acuerdo a la mejor ciencia disponible para proteger la vida en el planeta.

Ciudadanos por un Clima Vivible quiere agradecer al presidente Andrés Manuel López Obrador por su intervención durante la Cumbre Climática virtual a celebrarse los días 22 y 23

de abril convocada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Sabemos que este es un

tema prioritario en la agenda del nuevo presidente de los Estados Unidos y creemos que hay muchos intereses comunes y sinergias por aprovechar con nuestro país vecino.

Apreciamos la decisión del presidente de poner sobre la mesa la reducción de la extracción petrolera, la producción de sus derivados y la quema del combustóleo y el carbón. Sin duda es un paso en la dirección correcta. Desafortunadamente, el límite propuesto por el presidente en sus redes sociales excedería las emisiones posibles para alcanzar la meta de 1.5 grados e incluso 2 grados Celsius establecidos en el Acuerdo de París y recomendado por los expertos.

De acuerdo con el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), es más barato actuar para frenar el cambio climático ahora que seguir por el mismo camino y pagar los daños después. Es necesario actuar de manera inmediata para redirigir los esfuerzos y acelerar la descarbonización de nuestra economía, aumentar la eficiencia en el uso de los recursos naturales, e invertir en tecnología e innovación para reducir emisiones.

En este contexto, desde Ciudadanos por un Clima Vivible deseamos traer a su atención una de las medidas que, según la ciencia, es una de las herramientas más efectivas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI): la renta climática. Se trata de una política

pública que distribuye un apoyo de forma equitativa a la población en relación a los daños

relacionados con emitir gases de efecto invernadero. Este apoyo es financiado por un precio

sobre las emisiones de carbono. Así, esta herramienta tiene el doble beneficio de reducir las

emisiones al tiempo que reactiva la economía, beneficiando más a quienes contaminan y consumen menos.

Al igual que esta administración, la lucha por la justicia climática busca beneficiar a la población, en especial a las comunidades más vulnerables. Con una buena implementación, la renta climática no solo ayudaría a mitigar la crisis climática, sino aumentaría la capacidad de la población para hacer frente a la misma y todos los riesgos que esta conlleva, beneficiando

principalmente a los sectores más vulnerables.

Afortunadamente, México ya ha dado los primeros pasos hacia el establecimiento de una Renta Climática a través de los mecanismos de precio al carbono presentes en el IEPS y el Sistema de Comercio de Emisiones Mexicano (aún en fase piloto) y diversos programas sociales. Sin embargo, estas medidas deben apegarse a las recomendaciones de los expertos y seguir las mejores prácticas a nivel global.

Para que el precio al carbono cumpla con los objetivos de generar cambios en el consumo e incentivar la innovación acelerando la transición baja en carbono, el Banco Mundial recomienda un precio inicial de al menos entre 40 y 50 dólares por tonelada, incrementando anualmente hasta llegar a las metas establecidas. Conforme otros países adoptan un precio al carbono con una renta climática, especialmente en el caso de socios comerciales clave como lo son Estados Unidos y Canadá, México debe adoptar estas medidas de forma oportuna, pues blindaría la economía mexicana, aumentaría su competitividad y expandería los programas de apoyo social; de lo contrario, podría verse rezagado y expuesto a inminentes aranceles en sus exportaciones y diversas afectaciones derivadas de la quema de combustibles fósiles.

Exhortamos a los líderes globales a escuchar a la ciencia y adoptar compromisos concretos y ambiciosos en sus políticas climáticas. Requerimos acción urgente. Medidas como la Renta Climática nos ayudarían a crear las sinergias necesarias no solo para mitigar la crisis climática, sino transitar hacia un modelo de desarrollo sostenible que beneficie a la economía, y aún más importante, a todas las personas.

30 vistas0 comentarios