• Ambiental News-Miguel Á.

Es hora de tomar decisiones difíciles contra la crisis climática


+ La lucha contra el cambio climático puede ser la tarea más importante que enfrentamos hoy, y el compromiso renovado de los Estados Unidos al respecto es bienvenido


Por Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la CMNUCC


Hace casi tres décadas, durante la Cumbre de la Tierra celebrada en 1992 en Río de Janeiro, la comunidad internacional reconoció la necesidad de abordar los crecientes desafíos que plantea el estado del medio ambiente.

De esa histórica conferencia surgieron varias resoluciones y acuerdos, entre ellos el Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El objetivo final de esta iniciativa multilateral ha sido evitar que el cambio climático descontrolado y desenfrenado dañe los ecosistemas naturales, amenace la producción de alimentos o entorpezca el desarrollo sostenible. En resumen, para preservar el mundo tal como lo conocemos.

Durante tres décadas, los países -o Partes, como se les conoce en virtud de la convención- han debatido y deliberado sobre la creciente amenaza que representan las actividades humanas para la estabilidad del sistema climático y, en consecuencia, para el futuro de nuestro planeta.

El progreso ha sido lento, a menudo decepcionante. Pero ha habido grandes logros, como el Protocolo de Kyoto en 1992 y, lo que es más significativo, el Acuerdo de Paris, que constituyen hitos en el desarrollo de un régimen internacional que protege el clima.

La evidencia científica ahora es inequívoca y sus conclusiones son convincentes: durante el siglo pasado, la temperatura de la superficie de la Tierra ha aumentado -y, de hecho, sigue aumentando- a un ritmo alarmante. La causa de este proceso es igualmente clara: la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Revertir esta tendencia es posiblemente la tarea más importante y urgente que enfrenta la humanidad en la actualidad.

Podría decirse que el mundo nunca se ha enfrentado a un desafío mayor. Las causas del calentamiento global son tan complejas y omnipresentes, el proceso ha durado tanto tiempo y el tiempo disponible para revertir esta tendencia es tan corto, que el objetivo de contener el cambio climático puede parecer a veces inalcanzable. La pandemia del coronavirus, con su miedo, pérdida y sufrimiento, solo ha dificultado aún más esta tarea.

El desafío es realmente formidable. Para superarlo, el liderazgo global debe ser extraordinario. La transformación económica y social que debe tener lugar para encaminar al mundo hacia el desarrollo sostenible y, lo que es más importante, para evitar que la temperatura media de la superficie de la Tierra suba más de 1.5 grados Celsius, exige una acción audaz y decisiva.

Sobre todo, requiere un liderazgo informado e inclusivo en las esferas pública y privada, tanto de hombres como de mujeres, especialmente de las mujeres, cuyo papel en este proceso transformador será fundamental.

La Cumbre de Líderes sobre el clima, convocada por el presidente Joe Biden, ha permitido a jefes de Estado y de gobierno de todo el mundo reunirse virtualmente para discutir este tema trascendental; es un avance muy bienvenido.

El renovado compromiso de Estados Unidos con la causa del cambio climático es una fuente de optimismo justificado. Al promover el cambio dentro de sus fronteras y fomentar una ambición más fuerte en el extranjero, el gobierno de los Estados Unidos está ayudando a hacer avanzar la agenda climática.

Los líderes convocados por el presidente de los Estados Unidos tienen la oportunidad de explorar y, con suerte, acordar objetivos y compromisos nuevos y más ambiciosos en las áreas clave de mitigación, adaptación y finanzas, que están en el corazón del régimen climático, y de buscar objetivos comunes en otras cuestiones urgentes. Esto resultará invaluable mientras la comunidad internacional se prepara para la próxima Cop26, que se celebrará en Glasgow bajo la presidencia del Reino Unido.

Este es un momento para el liderazgo, el coraje y la determinación: un momento para tomar decisiones difíciles para liderar la transformación hacia una era sin precedentes de crecimiento, prosperidad y esperanza para todos.

Este artículo se publicó originalmente en el diario The Guardian

11 vistas0 comentarios