• Ambiental News-Miguel Á.

Es la COVID-19 una crisis biológico-ambiental


+ Debemos decidir entre regresar al camino anterior o iniciar uno nuevo, más saludable ambientalmente: Víctor Manuel Toledo

El mundo entero enfrenta una crisis biológico-ambiental por la COVID-19, originada fundamentalmente por la degradación de los ecosistemas, por lo que debe tenerse en cuenta que la salud ambiental y la salud humana están indisolublemente ligadas, afirmó el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo.


Explicó que la Semarnat hace un diagnóstico de la situación ambiental en relación con la crisis sanitaria, considerando en principio que se trata de una emergencia biológica y ecológica, porque se trata de una zoonosis, una enfermedad transmitida de los animales a los humanos.


Sin embargo, el secretario aclaró que esto ha ocurrido en los últimos 40 años con las principales pandemias y epidemias, incluyendo la gripe aviar, gripe porcina, el sida mismo, etc., y en este caso, aunque no se sabe exactamente cuál es el origen del virus, está ligado con un animal silvestre.


Señaló que estas situaciones se originan por dos razones de carácter ambiental: la afectación de los ecosistemas, del equilibrio de los paisajes, de los bosques, de las selvas, “porque normalmente los patógenos, en un ecosistema sano, están bajo control. Las progresiones de las especies están siempre bajo control y ése es un rasgo de un ecosistema sano”.

Toledo indicó que con la deforestación, la apertura de nuevas tierras a la agricultura y los impactos que se han generado en todo el mundo, aumenta la probabilidad de que se presenten con mayor frecuencia las zoonosis.


“Pero también hay que hacer notar el caso de la agricultura de monocultivo, que domina en el mundo; la ganadería de una sola especie y, sobre todo, las granjas de puercos y de pollos, con miles de animales hacinados a los que se administran antibióticos, lo cual da lugar a que bacterias y virus muten y se generen cepas resistentes”, mencionó.


El problema de la salud humana con el coronavirus tiene que ver con la salud ambiental, y ambas están indisolublemente ligadas. “El caso más claro en México es el de la contaminación de los ríos, ya que las principales cuencas están contaminadas y han ocasionado un gran número de enfermedades en las poblaciones que viven en sus alrededores. Sólo en la cuenca del río Lerma hay dos mil 500 industrias”, indicó.


En el caso de la contaminación de los ríos, ejemplificó, “estamos trabajando con un proyecto en las seis regiones más contaminadas del país, junto con 150 organizaciones sociales, los afectados por el cáncer, por problemas renales, por flúor en los niños en Guanajuato; la cuenca de los ríos Atoyac, Santiago, del río Sonora, con toda la contaminación que dejó el Grupo México…


“Estamos, junto con la Secretaría de Salud, elaborando un plan que se va a presentar a la Presidencia de la República para la recuperación de los ríos y de la salud, porque hay miles de personas afectadas por la contaminación, sobre todo en los sectores sociales más marginados. Aquí es clarísima la relación entre la salud humana y la salud ambiental”, agregó.

Toledo informó que la Semarnat está preparando un informe para el presidente Andrés Manuel López Obrador para solicitar la aplicación de medidas más estrictas en el tema ambiental.


Explicó que este tema deberá tener la máxima prioridad, porque va a ser la única forma que tenga este gobierno para recuperarse de los daños ocasionados por 30 años de políticas neoliberales, en los cuales se relajaron mucho las políticas ambientales, causando que el Estado estuviera al servicio de las empresas, del sector privado, y que se buscó por todas las vías la privatización.


“En el caso ambiental, se relajaron todas las medidas, se dejó de vigilar; lo mismo en el caso de los proyectos turísticos, como la privatización de las playas. Estamos ahora reabriendo playas al público en Nayarit, en Colima, en Quintana Roo, porque los hoteles y los restaurantes habían cerrado esos espacios que son propiedad de la Nación. En general, los procesos de privatización dejaron al Estado amarrado de manos”, comentó.


La situación es difícil, porque los presupuestos se han reducido para la dependencia. El secretario indicó que con esta crisis las dificultades serán aún mayores, porque no se van a poder hacer contrataciones, por lo que estima que la Semarnat tendrá una situación mucho más adversa de lo que imaginaba.


Ante la contingencia sanitaria por la COVID-19, en la Semarnat, como en el resto de las secretarías de Estado, el 90 por ciento del personal trabaja en sus casas, y sólo se formaron pequeños equipos de actividades esenciales, que siguen trabajando en las oficinas.


La Semarnat es cabeza de sector y que el gabinete ambiental es integrado por la Comisión Nacional del Agua, la Comisión Nacional Forestal, la Comisión para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente, con quienes Toledo se reúne por videoconferencia cada semana.


“En la sesión del pasado 14 de abril revisamos los temas de incendios forestales, del agua y del aire en la ciudad de México. Estamos trabajando en la medida de lo posible, acatando las disposiciones sanitarias emitidas por el Gobierno de México”, reiteró.

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo