• Ambiental News-Miguel Á.

¿Es necesaria una tercera dosis de la vacuna anti COVID? La ciencia responde...


Por Rosario Vega

@chayito09

Hay muchas preguntas y pocas respuestas acerca de si una tercera dosis de vacuna antiCOVID es necesaria; si los vacunados son tan transmisores como los no vacunados; si se necesitará cada año un boost y muchos etcéteras.

El problema es que la información circula, crea pánico y dudas, por lo que la mejor manera de aclararlas es buscar fuentes confiables, artículos científicos o preguntar a especialistas.

Trataré de explicar de una manera sencilla de qué va todo esto, aunque algunos temas son complejos.

Tercera dosis. Pfizer presentó a la Administración de Alimentos y Bebidas (FDA -Food and Drug Administration-) una propuesta con sus estudios de la necesidad de una tercera dosis para su vacuna. La FDA y los Centros de Control de Enfermedades (CDC) inmediatamente respondieron mediante un comunicado:

“Los estadounidenses que han sido completamente vacunados no necesitan una vacuna de refuerzo en este momento. Continuamos revisando cualquier información nueva a medida que esté disponible y mantendremos al público informado. Estamos preparados para dosis de refuerzo siempre y cuando la ciencia demuestre que son necesarias”.

Ellos concluyen -por el momento- que no hay suficiente evidencia científica que apoye esa tercera dosis.

Algunos países, sin embargo, ya comenzaron a aplicarla: Francia, Israel, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Rusia, etc., pero hay que aclarar que en Francia e Israel la tercera dosis se usa para personas mayores de 60 años e inmunocomprometidos. La razón es simple: las personas mayores no tienen una respuesta inmunitaria tan eficiente como los jóvenes.

Con personas inmunocomprometidas se ha visto que, a pesar de aplicarles dos dosis, no tienen una respuesta inmune y es necesaria una tercera o cuarta dosis.

¿Cuál es el problema de comenzar a aplicar una tercera dosis? Si los países se adelantan y comienzan a aplicar los refuerzos, se agrava el problema existente en este momento: hay un suministro insuficiente para que todos los países vacunen a sus grupos prioritarios.

Debemos recordar que solamente podemos salir de esta pandemia cuando se haya vacunado al menos el 80 por ciento de la población. Por lo tanto, una tercera dosis es innecesaria en estos momentos, de acuerdo a la evidencia científica, en constante cambio.

“Los vacunados transmiten el virus de igual manera que los no vacunados”. ¡Horror! Bueno, los CDC hicieron este anuncio y el mundo se paralizó y los antivacunas se extasiaron. Pero ¡momento! Esto es bastante más complejo que eso. Para la mayoría de las personas, que no saben mucho de inmunología, biología molecular y etcétera, las cosas son como en blanco y negro, cuando en realidad hay toda una gama de colores.

Nuestro sistema inmunitario es una cascada de reacciones entre células, moléculas, etcétera y es tan complejo que un comunicado así se puede malinterpretar.

No lo digo yo, aclaro, que no tengo ninguna autoridad; lo explica maravillosamente la viróloga @angie_rasmussen.

Los CDC se basaron en las pruebas PCR para hacer esa declaración, y Rasmussen explica que eso puede no significar mucho. Explica: “Esta figura muestra los datos. Muestra valores de Ct (umbral de ciclo en PCR) para personas vacunadas frente a no vacunadas infectadas con Delta. Sí, son básicamente lo mismo, pero ¿los valores de Ct son una buena medida de la carga viral? NO.

Es muy importante tener en cuenta que la RT-PCR mide el ARN viral, NO los virus infecciosos. Y la mayoría de los ensayos de RT-PCR no distinguen entre ARN genómico y ARN subgenómico, el cual sólo se produce durante la replicación viral activa.

Entonces, volviendo al informe, Cts equivalentes en vacunados frente a no vacunados significa que tienen cantidades similares de ARN viral. Eso suena mal.

Sabemos que las personas no vacunadas pueden transmitir el virus a otras personas. Entonces ¿las personas vacunadas son igualmente contagiosas? Es difícil decirlo con base sólo en los datos presentados. Es la decisión correcta asumir que lo son y recomendar precauciones, pero también es importante tener en cuenta que el principal riesgo es la transmisión a personas no vacunadas.

Toda la evidencia sugiere que las personas vacunadas, incluso cuando están infectadas, aún tienen una fuerte protección contra la enfermedad”.

Rasmussen también explica que, aún así, una persona vacunada que contrae COVID va a eliminar más rápidamente la infección; “una gran diferencia en lo que sucede cuando una persona vacunada está infectada, en comparación con una persona no vacunada, es que el sistema inmune de la persona vacunada está preparado y responde rápidamente: las células B comienzan a producir anticuerpos neutralizantes y las células T CD8 comienzan a matar las células infectadas”.

Esto también sucede en personas no vacunadas, pero en un período de tiempo mucho más largo: el virus tiene días para replicarse, producir virus y transmitirlo a otros, porque el sistema inmune tarda mucho más en prepararse. Mientras tanto, ya hay un montón de virus capaces de infectar a otros”.

“Todavía se vería una gran cantidad de ARN viral en ambos grupos: vacunados y no vacunados, porque RT-PCR parece que los pacientes vacunados tienen la misma carga viral que los no vacunados, pero hay una GRAN diferencia en la cantidad de virus que pueden infectar que están diseminando. No son igualmente contagiosos.”

Lo más lógico es enviar el mensaje: sigan cuidándose, vacunados o no.

- Se necesitará una vacuna cada año. Esto no lo sabemos. Las farmacéuticas continúan con sus estudios y hasta el momento no hay evidencia de que será necesaria, como la vacuna de la influenza.

Al contrario, hay estudios que sugieren que posiblemente la inmunidad inducida por las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna que son de ARNm -falta evidencia de las otras-, podría durar varios años.

En un estudio con más de 12 personas vacunadas, se encontró que las células inmunitarias aún estaban “trabajando" para combatir el SARS-CoV-2, meses después de vacunados.

Estas vacunas desencadenan una reacción inmune persistente en el organismo, que puede proteger contra el coronavirus durante años.

Así que, por el momento, no hay evidencia científica para decir que nos tendremos que vacunar cada año. A menos, claro, que aparezca una nueva variante que evada por completo a la respuesta inmunitaria producida por las vacunas.

Esto es bastante difícil y me gustaría explicarlo, para que se pueda entender un poco cómo es realmente una respuesta inmunitaria a un virus:

Imagínense a la proteína Spike del SARS-CoV-2. Ésta proteína es la más inmunogénica (produce respuesta inmune).

De manera así muy sencilla, las proteínas del virus (especialmente Spike) son procesadas en nuestras células dando lugar a pequeños fragmentos, de manera que tenemos muchos “pedacitos” de la proteína. Esos fragmentos se llaman péptidos y son de 8 a 16 aminoácidos de longitud.

Entonces, por lógica, no tenemos una sola proteína, sino muchos fragmentos de esa proteína, capaces de estimular a las células del sistema inmune y “producir” anticuerpos (linfocitos B) y linfocitos T. Cuando decimos que se forman anticuerpos, no va a ser uno solo, sino varios que van a depender de esos péptidos (llamados epítopes) y los llamamos “anticuerpos policlonales”. A su vez, los linfocitos T también son capaces de reconocer a esos fragmentos de la proteína.

¿Por qué es poco probable que las variantes eludan por completo la inmunidad por la vacuna?

Por lo siguiente: Como son varios fragmentos de proteína, va a haber diferentes linfocitos B y linfocitos T estimulados, y cada uno será específico para ese fragmento en especial. Entonces, se producirán:

a) Anticuerpos policlonales, es decir, reconocerán diferentes epítopes del virus.

b) Células T CD8 que cubren 52 epítopos a través de la proteína Spike.

c) Células T CD4 que cubren 23 epítopos a través de la proteína Spike.

Y podemos concluir que, para que el virus evada completamente la respuesta inmune que estimuló la vacuna, tendría que cambiar casi completamente su conformación de la proteína Spike. Y eso no es muy probable.

Entonces, lo único que nos queda es esperar a la evidencia que surge constantemente de diferentes estudios y cuidarnos.

Si todavía no te has vacunado, ya no lo dudes más. La respuesta es la vacunación masiva. No hay otra manera de salir de esto.

Y por favor, aunque estés vacunado sigue cuidándote. Las vacunas no evitan que enfermemos, aunque previenen enfermedad grave, hospitalización y muerte.

Bibliografía:

Abbas, AK., et al. Cellular and molecular immunology. Elsevier. 9th edition.



328 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo