• Ambiental News-Miguel Á.

Fábulas de la Selva Lacandona

CULTURA IMPAR



“Si nos conocemos suficiente

para poder saber cuáles son

nuestros dones, podemos dar

lo mejor de nosotros al mundo.

Muchas gracias a los nuevos

amigos que tenemos”

Fábulas de la Selva Lacandona®

Javier Bulnes Luque


Por José Manuel Rueda Smithers


Javier Bulnes Luque, un joven escritor que salió de Cartagena, España, porque decidió radicar sus textos en la literatura de todos, en esa que no necesita de lugares precisos, sino de ojos atentos que quieran aprender a conocer de los demás. Ahora dedica su impactante facilidad con las letras para motivar a los niños a abrir su imaginación pero, sobre todo, a crecer en su gusto por la lectura; y a los adultos, a entender que los dones hay que madurarlos, para demostrar ser persona de bien.

Creador de obras como Final perfecto y otros cuentos (2018), donde en cinco relatos cortos lleva hasta el umbral psicológico donde pocos se atreven a transitar; lugares ocultos de cada persona, en el umbral entre la vida y la muerte, ahora explica cuál es su búsqueda en la narrativa contemporánea.

“Escribo como terapia. Escribo para dar lo mejor de mí a los demás. Simplemente escribir me hace más feliz. Si uno de mis lectores se lo pasa bien o incluso se encuentra un poquito mejor después de leerme, todo tendrá sentido” ha puesto por ahí cuando se presenta ante sus lectores.

A reserva de poder entrevistarle a detalle tratando de adentrarnos en la mente de quien sabe escribir, lo vemos ahora a través de un interesante experimento en el que se atreve a tocar el camino de la vida de los animales de la Selva Lacandona.

Gracias a la Asociación Norteamericana de Comunicación y Publicidad, la ANCOP, a la que orgullosamente pertenecen estas letras, llegaron hasta la Cultura Impar algunos trabajos de Bulnes, para tocar una fibra sensible que obliga con gusto a acompañarle en adelante y apoyarle en lo posible.

En Fábulas de la Selva Lacandona maneja la vida de los animales de esa rica región en aventuras llenas de emociones, de intensidad, marcando con el ejemplo cómo debemos comportarnos para respetar los ecosistemas y la vida de regiones que bien pueden estar en peligro ante la incultura de la depredación que, la mayor parte del tiempo, hacemos sin siquiera saberlo.

En su presentación nos platica el verdadero sentido de la amistad y del autoconocimiento necesario para descubrir los dones que tenemos y que nos permiten ser más plenos y felices. Conoce al ocelote Lot, al jaguar Balam, al mono Chan, al tecolote Dori, al Xolo y muchos más amigos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1999 definió las capacidades para la vida como “la habilidad de una persona para enfrentarse exitosamente a las exigencias y desafíos de la vida diaria”, como el autoconocimiento, asertividad, toma de decisiones, empatía, resolución de conflictos, pensamientos (creativo y crítico), manejo de emociones, relaciones interpersonales y manejo del estrés.

Conocer estás habilidades y aplicarlas en nuestro día a día es un asunto esencial, prioritario, ya que nos permite afrontar la vida de forma empoderada y enfrentar los problemas en el mundo actual.

Este es lo que, en forma de libro, tiene ahora Javier Bulnes, que “nace como parte de un proyecto mayor, con el objetivo de llevar las habilidades de la vida al mayor número de niños y adultos, mediante pláticas, conferencias, teatro y talleres. Parte del dinero recaudado por la venta del libro se aportará a este proyecto”.

El libro es para niños y niñas, padres y madres, adultos de toda edad, pues conocer las habilidades para la vida puede ayudarnos a cambiar y a hacer de nosotros seres más plenos y felices.

Si buscan más acerca de las Fábulas de la Selva Lacandona, encuentren en los medios que forman parte de ANCOP las ligas para seguirle y aporten su granito de arena a un trabajo y a un escritor que merecen la oportunidad de ayudar a crecer junto con los niños del México moderno.

Total, es cosa de tener compromiso personal para fortalecer nuestras habilidades para ser niños y adultos felices. Y la frase no es mía, sino del proyecto mismo.

1 vista0 comentarios