• Ambiental News-Miguel Á.

Frenar el financiamiento público a combustibles fósiles en todo el mundo, piden activistas a Biden


+ Es tiempo de frenar el financiamiento de combustibles fósiles (#StopFundingFossils)

y reconstruir sin (energías) fósiles (#BuildBackFossilFree), poniendo fin a las finanzas

públicas destinadas al petróleo, el gas y el carbón en todo el mundo"


Cerca de 450 grupos de la sociedad civil envían un mensaje al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, al Enviado especial para el clima, John Kerry, y a la secretaria del Tesoro, Janet Tellen, para señalarles que “es tiempo de frenar el financiamiento de combustibles fósiles (#StopFundingFossils) y reconstruir sin (energías) fósiles (#BuildBackFossilFree), poniendo fin a las finanzas públicas destinadas al petróleo, el gas y el carbón en todo el mundo.

La carta fue enviada un día antes de realizar la Huelga Climática Global, este 19 de marzo, convocada por Fridays For Future. En México, la protesta estará centrada en el rechazo a las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica y en solicitar al presidente realice la declaratoria de emergencia climática.

El texto de la carta dirigida a Biden, en la que no aparece la firma de ninguna organización mexicana, es el siguiente:


Secretaria de Hacienda, Janet Yellen

Secretario de Estado, Anthony Blinken

Secretaria de Energía, Jennifer Granholm

Presidente entrante y presidente del Banco de Exportación e Importación de los EE. UU.

Director ejecutivo interino de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos, Dev Jagadesan

Asistente del presidente en Asuntos de Seguridad Nacional, Jake Sullivan

Asistente especial del presidente en Política Económica, Robin Colwell

Director ejecutivo interino, Millennium Challenge Corporation, Mahmoud Bah

Director interino, Agencia de Comercio y Desarrollo de los Estados Unidos, Enoh T. Ebong

Enviado presidencial especial para el clima, John Kerry


Nos alientan los pasos iniciales de la Administración de Biden para implementar un enfoque “gobierno en su conjunto” de la crisis climática, como se establece en la Orden Ejecutiva del 27 de enero sobre la lucha contra la crisis del clima en el hogar y en el extranjero.

Escribimos ahora para ofrecer nuestras recomendaciones sobre una pieza fundamental de la agenda internacional descrita en la Orden Ejecutiva: poner fin al apoyo público a los combustibles fósiles en todo el mundo al “promover el flujo de capital hacia inversiones alineadas con el clima y lejos de inversiones con alto contenido de carbono”.

Instamos a la Administración de Biden a actuar con rapidez para poner fin a los nuevos financiamientos en todas las partes de la cadena de suministro de combustibles fósiles (incluido el gas) y detener los nuevos apoyos en todas las instituciones gubernamentales a combustibles fósiles en los Estados Unidos, en un plazo de 90 días, y trabajar con otras naciones para poner fin al financiamiento de los combustibles fósiles.

Como sabe, evitar los peores impactos de la crisis climática requiere una rápida transición de los combustibles fósiles. Simplemente no queda espacio para nuevas inversiones en infraestructura de carbono intensivo de larga duración. Aún así, las agencias públicas continúan proporcionando decenas de miles de millones de dólares para financiar y apoyar tales inversiones cada año. Esto tiene que terminar.

En su Orden Ejecutiva, el presidente Biden inició tres procesos distintos de formulación de políticas interinstitucionales para abordar este problema.

● Primero, pidió a los secretarios Yellen, Blinken y Granholm desarrollar una estrategia para “promover el fin del financiamiento internacional de combustibles fósiles con uso intensivo de carbono para generar energía y, al mismo tiempo, promover el desarrollo sostenible y una recuperación ecológica ".

● En segundo lugar, pidió a los secretarios Yellen y Blinken y al enviado especial Kerry para desarrollar consultas con otras agencias para crear un "plan de financiamiento climático" que se centrara en “Promover el flujo de capital hacia inversiones alineadas con el clima y lejos de las inversiones”, en un plazo de 90 días después de darse la Orden Ejecutiva.

● En tercer lugar, instruyó a la secretaria Yellen para desarrollar una estrategia para que los Estados Unidos usaran su voz y voto en las instituciones financieras internacionales para promover iniciativas “alineadas con y apoyar los objetivos del Acuerdo de París”.

Cada uno de estos procesos aborda una parte importante del desafío general de eliminar el flujo de dinero público a la infraestructura de combustibles fósiles. El objetivo debe ser coherente en todos estos procesos: articular políticas basadas en la ciencia climática, integrales en su alcance, que abarquen a todas las instituciones, a todos los combustibles fósiles y a todas las etapas de la cadena de valor, y ser estrictos en sus requisitos.


Antecedentes

La ciencia del clima muestra que necesitamos una transición rápida de los combustibles fósiles, la principal fuente de emisiones globales de gases de efecto invernadero, a energías renovables con el fin de limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius.

La trayectoria P1 del IPCC, que adopta un enfoque de precaución para las tecnologías de emisiones negativas, muestra que el uso de carbón, petróleo y gas debe reducirse en 78 por ciento, 37 por ciento y 25 por ciento, respectivamente, para 2030 en comparación con los niveles de 2010 para mantener el calentamiento limitado a 1.5 grados Celsius.

Según el informe del PNUMA 2020 sobre la brecha de emisiones, entre 2020 y 2030 la producción mundial de carbón, petróleo y gas tendría que disminuir anualmente en 11 por ciento, 4 por ciento y 3 por ciento, respectivamente, para ser consistente con una vía de 1.5 grados Celsius.

Y en el sector eléctrico, no queda ya presupuesto de carbono para construir nuevas centrales eléctricas de gas y carbón, por lo que muchas de las existentes deberán retirarse antes del final de su vida económica normal. Esto significa que debería centrarse en retirar la infraestructura de combustibles fósiles y dejar de financiar nueva.

A pesar de la necesidad de reducir rápidamente la producción y el uso de combustibles fósiles, los gobiernos del G20 han proporcionado más de tres veces más en finanzas públicas para los combustibles fósiles que para las energías renovables cada año, desde la adopción del Acuerdo de París.

Instituciones estadounidenses, como la Exportación-Importación de EUA, Bank (EXIM) y la U.S. International Development Finance Corporation (DFC) (y su predecesor, la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero), han proporcionado miles de millones de dólares anuales para nuevos proyectos de combustibles fósiles, con un promedio en conjunto de 4.4 mil millones de dólares por año durante la última década.

La buena noticia es que, al actuar con decisión, la Administración Biden puede acelerar un cambio global para que las finanzas públicas se alejen de los combustibles fósiles. El plan para acabar con el financiamiento público internacionales para los combustibles fósiles es que los resultados de esta Orden Ejecutiva deben ser extensos, aplicándose en toda la cadena de valor de petróleo, gas y carbón, y aplicarse a todas las finanzas públicas internacionales de las instituciones de los Estados Unidos y su participación en instituciones multilaterales.

El plan debe implementarse de inmediato para detener el apoyo de las finanzas públicas de los Estados Unidos a los combustibles fósiles.

Durante los últimos 18 meses, otros gobiernos e instituciones líderes han dado pasos importantes para pasar de las finanzas respaldadas por el gobierno a la industria de los combustibles fósiles:

● A finales de 2019, el Banco Europeo de Inversiones, el prestamista multilateral más grande del mundo, aprobó una nueva Política de préstamos para energía que pondrá fin a prácticamente todo su apoyo al petróleo, el gas y el carbón hacia finales de año. Este mes, su presidente pronunció: "el gas se acabó”.

● A fines de 2020, el Reino Unido, que ocupa la presidencia de la COP26, anunció que “el Reino Unido acabará con el apoyo de los contribuyentes para proyectos de combustibles fósiles en el extranjero lo antes posible”, incluido el desarrollo bilateral, posiciones en finanzas, financiamiento de exportaciones, promoción comercial y BMD del Reino Unido.

● El 25 de enero de 2021, el Consejo Europeo adoptó nuevas conclusiones sobre energía y clima, incluyendo que “la diplomacia energética de la Unión Europea desalentará todas las inversiones en proyectos de infraestructura energética basados ​​en combustibles fósiles en terceros países [...] ”y un renovado llamado para “una eliminación global de los subsidios a los combustibles fósiles nocivos para el medio ambiente a lo largo de una línea de tiempo clara”.

Este impulso se basa en compromisos políticos para excluir el financiamiento de la energía a carbón que Estados Unidos realizó en 2013 con otras naciones afines para poner fin al financiamiento del carbón en el extranjero.

Recomendaciones

La Administración Biden puede aprovechar este impulso para frenar las finanzas públicas para los combustibles fósiles al perseguir un enfoque de todo el gobierno para poner fin a todas las finanzas públicas de los Estados Unidos para combustibles fósiles, centrándose en apoyar la acción climática en el exterior.

Nosotros, los abajo firmantes, solicitamos que los planes desarrollados de conformidad con la Orden Ejecutiva para poner fin al financiamiento público internacional de combustibles fósiles, cumplir los siguientes criterios:


Alcance:

● Abarque a todas las instituciones financieras públicas de los EUA, incluido el Banco de Exportación e Importación (Eximbank), la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo, la Agencia de Comercio y Desarrollo, Millennium Challenge Corporation, Agencia de los EUA para el Desarrollo Internacional, y otras instituciones relevantes. Los planes también deberían aplicarse a la participación de Estados Unidos en instituciones, incluidos los BMD y el FMI.

● Incluir una estrategia para asociarse con el Reino Unido, la Unión Europea y otros países líderes para asegurar compromisos adicionales de otros gobiernos e instituciones de finanzas públicas para poner fin al financiamiento público para combustibles fósiles, incluso en el Grupo de Crédito a la Exportación de la OCDE y el de Finanzas en la Cumbre Común.

● Aplicar en toda la cadena de valor del petróleo, el gas y el carbón (es decir, incluir upstream, midstream y segmentos aguas abajo), así como para las instalaciones asociadas y la infraestructura relacionada, y a todas las corrientes y modalidades de financiamiento, incluida el indirecto proporcionado a través de intermediarios financieros y, en el caso de los BMD, financiamiento de políticas de desarrollo;

● Ampliar el apoyo internacional para una transición justa lejos de los combustibles fósiles, proporcionando apoyo para trabajadores y comunidades afectadas por la transición, para el desmantelamiento y la reutilización de plantas y reemplazar los combustibles fósiles con energía limpia.

● Excluir la nueva infraestructura de gas de la elegibilidad para todo financiamiento gubernamental futuro, excepto en circunstancias extremadamente limitadas, bien definidas y estrechamente reguladas.

El gas no es una solución climática, ni es un "combustible puente”. Más bien, desvía recursos de soluciones menos contaminantes, renovables, de eficiencia, de almacenamiento y de otros tipos, económicamente ventajosas que realmente apoyan la descarbonización.

Tampoco es convincente el caso del gas como herramienta para el acceso a la energía. Investigaciones recientes han demostrado que las finanzas públicas para el gas rara vez han brindado los beneficios del acceso a la energía y que las energías alternativas suelen ser más rentables.

La iniciativa Energía para Todos concluyó recientemente que “el financiamiento de proyectos de combustibles fósiles como medio de cierre de la brecha de acceso a la energía debería eliminarse "porque bloquea a los países” décadas de emisiones de carbono, dependencia de las importaciones y riesgo de activos varados”.


Línea de tiempo:

  • Desarrollar planes para poner fin al financiamiento de combustibles fósiles en todas las instituciones lo antes posible, dentro del plazo de 90 días. Si bien la Orden Ejecutiva no especifica una fecha límite.

  • Desarrollar una estrategia sobre el uso de "voz y voto", o una fecha límite para que las agencias especificadas articulen un plan para promover el fin del financiamiento internacional de la energía basada en combustibles fósiles; pedimos que las estrategias y planes de implementación con respecto a "voz y voto" y la diplomacia también se completen dentro de un plazo de 90 días, similar a lo que se especificó para otras áreas como el desarrollo del "plan de financiamiento climático".

● Debe publicarse una orientación clara del Tesoro sobre los BMD lo antes posible, para establecer la posición de los Estados Unidos por delante de la próxima política energética del Banco Asiático de Desarrollo, en la revisión del borrador de política que se publicará en unas semanas.

● Hacer que todas las medidas entren en vigor poco después de la finalización del plan; mientras también busca comentar formas de fortalecer aún más los planes.

● Llevar a cabo un proceso de consulta pública destinado a garantizar un resultado tan tan ambicioso como sea posible.

El liderazgo de los Estados Unidos en esta agenda tendría un impacto global considerable.

Gracias por su consideración al leer estas recomendaciones y esperamos tener noticias suyas.

Firmado

432 grupos de 53 países

Final-Biden-letter-public-finance-fossil
.
Download • 133KB

22 vistas0 comentarios