• Ambiental News-Miguel Á.

Historia y universalidad de los Derechos Humanos


Pláticas jurídicas

Desde tiempos remotos, los derechos humanos surgen merced de las constantes luchas para lograr su reconocimiento y protección; ocurriendo guerras, genocidios y múltiples violaciones  a los derechos en los que a los autores de esos crímenes lo único que les interesaba era satisfacer un ego individual y la preservación del poder, sin miramiento del valor y la dignidad como personas que también tenían sus prójimos.

Desde tiempos del Imperio Romano, hasta los últimos acontecimientos bélicos como la primera y la segunda guerras mundiales, es cuando se empieza a considerar la travesía por la que han pasado los derechos humanos.

Es a partir de aquí cuando la conciencia de la humanidad reaccionó ante este tipo de atrocidades, dando comienzo a un extenso proceso declarativo (a nivel internacional) de derechos a favor de las personas.

Tratándose de prerrogativas que deberían darse por sentadas en virtud de los crueles acontecimientos ocurridos en la antigüedad, se advierte que no podemos dejar al arbitrio de los Estados o de los propio semejantes su protección, sin que exista una regulación específica en la materia. Es por esta razón que entre otros organismo, surgió La Asamblea General de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, agregándose a la ya existente Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano surgida en el año 1789, entre otras.

Por lo que hace a este particular, debemos aclarar que todos los derechos mínimos están contemplados desde hace mucho tiempo en nuestra Constitución Política Federal; entiendo por estos los relativos a: la vida, la igualdad, la seguridad, educación, la libertad, el trabajo; entre muchas otras garantías individuales consideradas como derechos fundamentales, que a la fecha han sido consagradas incluso dentro del rango de derechos humanos también. La libertad de expresión, la opinión pública y de culto religioso, son claras muestras de ello.

Ahora bien, debe precisarse que la idea en que se fundamenta la noción de la universalidad, implica que “nadie debiera quedar excluido de los beneficios que entrañan los derechos humanos, y más estrictamente, nadie debiera hallarse al margen de las garantías básicas jurisdiccionales que significan el medio óptimo para la exigencia, la consolidación o la recuperación de esos derechos cuando hayan sido vulnerados.

Así pues, el carácter universal que en la actualidad tienen como elementos fundamentales para la vida pacífica, armónica y justa de las sociedades, puede ser entendida desde diferentes aspectos, debiéndose entender como la característica por la que toda persona es poseedora de derechos humanos y cualquier sistema jurídico en el que se encuentre inmersa debe garantizarlos cabalmente.

Salvo mejor consideración, creo que el aspecto legislativo está debidamente planteado y acorde al contexto jurídico mundial; sin embargo, son las instituciones las que no han acabado de satisfacer las expectativas que la ciudadanía tiene sobre los derechos humanos. Lamentablemente, en nuestro país han llegado a ocupar el cargo de “Ombudsman”, gente sin el perfil, sin la preparación adecuada para el buen desempeño de esa importantísima encomienda, con conflicto de intereses políticos o prácticamente designados por el Ejecutivo Federal, cubriendo sus abusos de poder y alejándose de la imparcialidad que deberían tener; por lo cual, una buena conclusión sería la siguiente:

Que a pesar de que hoy en México están contemplados prácticamente todos los derechos fundamentales como derecho positivo, la estricta observancia del marco normativo y la eficacia de la instituciones en su estricta aplicación, todavía dejan mucho que desear respecto a otros países que sí vigilan de manera más cercana y sin contaminación política este tipo de garantías.

Nos leemos la próxima semana amigos.

34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo