• Ambiental News-Miguel Á.

Inició la cuenta regresiva del clima: António Guterres

+ Pide a los líderes mundiales exigir a los gobiernos acciones más efectivas contra el cambio climático para alcanzar la meta cero, sobre todo a los que más emiten


Ha comenzado la cuenta regresiva del clima, y no estamos ni cerca de donde tenemos que estar; la ciencia dice que debemos limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, pero vamos en camino de alcanzar 3 grados Celsius como mínimo, afirmó António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), al participar en la Plataforma Countdown, en TedTalk.

Miles de millones de personas en el mundo ya sufren por nuestra falta de acción. La alteración del clima por esa obsoleta adicción a los combustibles fósiles, causa incendios forestales sin precedentes, ciclones más intensos y frecuentes, inundaciones, sequías y otros fenómenos meteorológicos extremos. La contaminación tóxica del aire asfixia a las principales ciudades y perjudica nuestra salud, y la biodiversidad en la tierra y el mar está bajo una presión creciente.

Ningún país es inmune a la crisis climática. Pero en todos los países, los más afectados son los más pobres y vulnerables, a pesar de casi no contribuir a la raíz del problema. Durante los últimos 25 años, el 10 por ciento más rico de la población mundial ha sido responsable de más de la mitad de las emisiones de carbono, y el 50 por ciento más pobre ha sido responsable solo del 7 por ciento de las emisiones. Una justicia y una desigualdad de estas proporciones son un cáncer. Si no actuamos ahora, este puede ser de los últimos siglos de la humanidad.

La pandemia de la COVID-19 ha dejado al descubierto las injusticias y desigualdades de nuestras sociedades. El revuelo que causa esta pandemia da una oportunidad de emprender un nuevo camino que pueda abordar, de frente, todos los aspectos de la crisis climática. La historia muestra que si aprovechamos tales momentos, podemos tener éxito. Podemos construir un mundo más seguro, más justo y más resiliente. Pero tenemos que movernos con rapidez.

Por eso exhorto a los gobiernos a realizar seis acciones climáticas positivas para recuperarnos mejor juntos: invertir en empleos verdes; no rescatar las industrias contaminantes, sobre todo a la del carbón; terminar con los subsidios a los combustibles fósiles y ponerle un precio al carbono; tener en cuenta los riesgos climáticos en las decisiones financieras y políticas; trabajar juntos solidariamente; y, lo más importante, sin relegar a nadie.

Este es el plan de acción que siguen miles de empresas, ciudades, estados, regiones, universidades e inversores al comprometerse a generar cero emisiones netas para el 2050 a más tardar. Se están moviendo para proteger a la gente y a nuestro planeta. Esto está ganando impulso.

Ciudades y regiones con huella de carbono mayores que la de EE.UU. y empresas con ingresos de más de USD 11,4 billones, se han comprometido a generar cero emisiones netas para 2050. Esto es el doble en comparación con lanzamiento de esta iniciativa en la Cumbre sobre Acción Climática de 2019. Asimismo, los inversores con más de USD 4 billones, se han unido a la carrera de emisión neta cero. Esta cifra se ha más que duplicado desde el lanzamiento de la iniciativa en esa cumbre.

Pero aún se requiere que los gobiernos creen impuestos y marcos regulatorios para estimular la acción climática en el sector privado. La Unión Europea ha anunciado planes para reducir sus emisiones en al menos el 55 por ciento para 2030 y lograr la neutralidad climática para 2050. Y China ha anunciado recientemente su intención de dejar huella de carbono cero antes de 2060. Confío en que estos y otros emisores principales presenten planes y políticas concretas en la COP26, para dotar al mundo de neutralidad de carbono para 2050.

Debemos asegurar que cada país, cada ciudad, empresa, banco y organización internacional, tiene un plan de transición para alcanzar cero emisiones netas. También necesitamos ver esfuerzos mucho mayores para crear resiliencia en los países vulnerables, que menos contribuyen al cambio climático pero sufrirán los peores impactos. En los grandes deltas costeros, en las islas del Pacífico y del Caribe y en las zonas secas, como el Sáhel africano, debemos ayudar a las personas a adaptarse a los impactos climáticos mientras se recuperan de la COVID-19.

Llamo a los países desarrollados a cumplir su compromiso, y movilizar USD 100 mil millones al año para mitigar daños, para adaptación y resiliencia de los países en desarrollo. Debemos trabajar para crear las condiciones necesarias para una movilización masiva de fondos. También de instituciones financieras e inversores privados. Debemos seguir construyendo la aspiración climática.

En el quinto aniversario del Acuerdo de París, en diciembre, líderes gubernamentales, empresariales y de la sociedad civil se reunirán en línea a tal efecto. Debemos retomar la carrera hacia la Conferencia Climática de Glasgow, de 2021. A quienes ya se han sumado a la carrera, los aplaudo, pero también les pido que hagan más y mucho más rápido. Ya han redoblado esfuerzos y compromiso. Ahora necesitamos que le exijan a los gobiernos acciones más efectivas, sobre todo a los que más emiten.

Para quienes aún no se han sumado, mi mensaje es simple: Solo podemos ganar la carrera hacia la huella cero juntos. Insto a todos a que se sumen.

Ha comenzado la cuenta regresiva.

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo