• Ambiental News-Miguel Á.

La educación como llave maestra para ampliar la conciencia en bien de todos


Por Fernando Silva


La conciencia es la principal causa de las magnánimas evoluciones sociales y culturales, al grado de elevar los principios éticos y los valores morales que reconocen y consideran a toda persona en derechos y obligaciones sin amparar a quien menoscabe a otra. Por lo que cuando pretendemos dar a conocer las razones o las causas de la conducta -tanto en lo colectivo como en lo individual- hemos de partir de entendidos filosóficos como la ontología, la epistemología y la gnoseología. A partir de estos códigos del entendimiento nomotético, podemos iniciar comprometida reflexión sobre los intrincados procesos de transformación cultural, política y social en las sociedades que, bajo la oscura sombra de la corrupción -en la mayoría de los gobiernos- han engendrado negativa percepción en temas de seguridad, confianza, certeza, así como de la estabilidad ecológica y de los ecosistemas en la Tierra.

El reconocer desde lo local hasta lo global la pérdida de la biodiversidad, el calentamiento global, el deterioro del patrimonio cultural tangible e intangible de los pueblos originarios, los residuos urbanos, la deforestación, la desertifica-ción, la contaminación de ríos y mares, la profanación por químicos, la degradación del suelo, entre tantas lamentables cir-cunstancias, nos permite comprender que éstas surgieron por torcidos y decadentes sistemas que, por siglos, establecieron las bases sobre las que se consolidaron problemáticas de tal complejidad que resultan tan depravadas como ilícitas en la historia del proceder de la humanidad en su conjunto.

Parte fundamental para detener tan grave degradación humana y ecológica es el culturizar a las sociedades en bien común, lo que nos regresa a la educación. Obviamente, hay quienes consideran que sólo se brinda en las escuelas, pero no, eso es el complemento a un desarrollo personal-profesional. La educación, princi-palmente, viene desde los hogares. Los padres o tutores debemos educar a nues-tros descendientes con los valores, prin-cipios y normas que a su vez profundizamos y ampliamos a lo largo de la vida. Pero sobre todo, colocar en primer lugar al respeto como signo de una sana relación personal y social.

En ese sentido, reflexionar sobre la educación y sus razones no es desperdicio sino un ejemplar compromiso por engrandecer nuestra proba condición evolutiva, donde el adecuado cometido y la regeneración de nuestro proceder -al dialogar con todos los integrantes de la familia- conduce a la singular travesía por responder y resolver con sensato juicio a cuestionamientos y controversias, lo que conlleva a un natural repaso por la forma en que ejercemos tan importante y trascendental proceso en nuestros hogares.

Es incuestionable que las bases teóricas de la educación desde el seno familiar abarcan de manera contundente lo social. Por ello, es importante considerar algunas reflexiones respecto a tan significativas soluciones que se consideren. En consecuencia, la educación social precisa de continuo análisis, para observar cómo es y cómo deber ser su acción, se trata de hacer una «teoría de una práctica» para la práctica.

Por encima de los desconciertos derivados de ese doble raciocinio entre teoría y práctica, la educación ocupa un espacio en el ámbito pedagógico que hace apenas unos años era impensable. En las dos últimas décadas la eclosión de la educación puede ser explicada en función de factores tan diversos como el entorno social, la aparición de lozanas políticas sociales, las formas de cultura predominantes en cada sociedad, la mala economía y las injusticias como la discriminación, la violación de derechos humanos, la violencia de género, la trata de personas, la explotación laboral, la persecución a minorías, el clasismo, el racismo, la homofobia…

Esta condición social se relaciona con la determinación de la identidad, dado que cada persona pertenecemos a múltiples grupos e innumerables formas de identificarnos para decidir como manejar diferentes prioridades. De esta manera la importancia de la libertad va de mano de la equidad y de la igualdad. Así, la diversidad cultural no es un valor en sí mismo, al menos según el enfoque del desarrollo humano (con su énfasis en las libertades humanas y la promoción igualitaria de tales libertades). El valor de la diversidad cultural radica en su frecuente conexión positiva con la libertad cultural de cada sociedad.

Lamentablemente, la competitividad promovida por el sistema capitalista no nos permite advertir a los demás como un aporte en la oportunidad de abrirnos a una interrelación, sino a calificarnos como competidores e incluso enemigos, con ello, edificamos sociedades sobre la cultura de la violencia, limitando el sano diálogo en respeto a nuestros semejantes. Según los términos de la Constitución de la UNESCO «La amplia difusión de la cultura y la educación de la humanidad para la justicia, la libertad y la paz son indispensables a la dignidad del hombre» por lo tanto, es un deber de todas las naciones velar en un espíritu de ayuda mutua para la efectiva realización de esta acción.

Desde este espacio, nos unimos al llamamiento elaborado a los Estados Miembros de la UNESCO a que tomen las medidas administrativas, financieras y jurídicas apropiadas para que sea obligatoria la enseñanza de las bellas artes, que abarca disciplinas tales como la poesía, las artes plásticas, la música, el teatro, la danza o el cine, durante todo el ciclo escolar, o sea desde el jardín de infantes y hasta el último año de la formación profesional. Para ello debe alentarse la participación de autores plásticos y visuales, músicos, poetas, dramaturgos, actores y bailarines para dirigir talleres de creación e inventiva lúdica en los establecimientos escolares. Asimismo, invitar a los padres o tutores, a las organizaciones sociales no gubernamentales especializadas en la promoción de la enseñanza artística, a contribuir en función de los medios con los que cuenten para que este llamamiento alcance la mayor difusión posible en bien de todos.

44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo