• Ambiental News-Miguel Á.

La historia de los contratos de seguro


Pláticas jurídicas


El contrato, como figura jurídica a través del cual se expresa el acuerdo de voluntades entre dos o más partes, es una muy vieja institución del mundo del derecho. En términos muy particulares, según las necesidades o el propio objeto del contrato, se puede celebrar para hacer, para enajenar o para arrendar algo.

En el artículo de hoy hablaremos en específico sobre la historia y la transformación de los contratos de seguro.

Es prácticamente imposible definir una fecha aproximada del surgimiento del primer contrato de seguro (formalizado) como tal es inexacta, o al menos, bastante debatible. Hay quienes sostienen que surgieron mucho antes de Cristo, pero como bien expone, los primeros antecedentes de los que se tiene noción del seguro los encontramos entre los mercaderes babilónicos unos 3,000 años antes de Cristo.

Poco después surgieron distintas prácticas jurídicas basadas en la costumbre y en la organización de las comunidades antiguas para afrontar algunos tipos de contingencias, contemplando se eventualidades para reponer por una embarcación o hasta una vaca. En estos tiempos remotos ya se contemplaba incluso una indemnización a la viuda de los navegantes difuntos y de quienes trabajaban en el campo o en las minas.

Por otra parte, ya en la Edad Media hubo un mucho mayor desarrollo y crecimiento comercial, y es en aquellos tiempos donde presumiblemente surgen los primeros seguros sobre la vida humana dado el auge naviero a raíz del descubrimiento de América.

Asimismo, tal y como lo deja entrever, los piratas empezaron a sacar provecho delictivo de estas prácticas de navegación y empezaron a secuestrar embarcaciones y a sus tripulantes por quienes empezaron a pedir rescates. Justamente, fue de esta manera que aparecieron este tipo de seguros para poder garantizar el rescate, incluyéndose tiempo después otra "gama" donde se contemplaba la "cobertura" por fallecimientos en naufragio ocasionados por tormentas durante las travesías marítimas.

Poco tiempo después de la Edad Media, dado el auge comercial a mediana y gran escala en España de dicta la primera Ley que regula con carácter obligatorio el contrato de Seguro Marítimo. 

Por la gran incidencia, también empezaron a crearse los seguros contra incendios de los edificios y establecimientos de hace más de 150 años en casi toda Europa.

Todo ha ido cambiando hasta irse ajustando a las necesidades contractuales actuales. Hoy podría causar incluso risa, el que dentro de los paquetes turísticos que se contratan en México, se venden “seguros de sol” contra días nublados en Acapulco, Cancún o Los Cabos.

En conclusión, con independencia de la naturaleza o el tipo de cada uno de los seguros, el propósito de los convenios que se celebran, persigue la finalidad de salvaguardar algún bien jurídico de interés para quien adquiere la seguridad de lo que desea preservar a través de un contrato de seguro, a cambio del pago de una cantidad determinada y el desembolso de una suma accesoria llamada deducible en caso de siniestro.

Nos leemos la próxima semana!

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo