• Ambiental News-Miguel Á.

La literatura debate sobre los descarríos humanos hacia el planeta


Por: Fernando Silva

Una inherente experiencia que atañe a toda persona a partir de su nacimiento es la educación desde la familia nuclear, que como aprendizaje sustancial nos permite configurar en gran medida nuestro peculiar modo de ser. Así, los perdurables intercambios (tangibles e intangibles) entre los integrantes de cada núcleo, proporcionan las capacidades, conocimientos, virtudes y deficiencias ineludibles para erigirnos en individuos empoderados, capaces de adaptarnos a las mutabilidades de las sociedades y, con ello, contribuir para bien o para mal a la cultura de sus múltiples entornos.

En el libro «Los padres, primeros educadores de sus hijos» de Juan José Silva Uribe y editado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación (UNESCO) presenta algunos ejemplos de Materiales Educativos de Autoaprendizaje (MEDA) destinados a promover procesos de autoformación de madres y padres de familia para: A) Que examinen la importancia del rol que cumplen como los primeros educadores y formadores de sus hijos. B) Elevar la autoestima de los padres, deteriorada —en muchos casos— por un modelo social y cultural que privilegia la competencia, el individualismo y el consumismo, produciéndoles sentimientos de frustración e impotencia y C) Culturizar a los padres destinatarios con algunos de los temas recurrentes de la psicología y la pedagogía en función del desarrollo infantil, en el que se incluyen las incertidumbres y certezas involucradas en sus primeras relaciones sociales, éticas, morales y de servicios ecosistémicos.

Cavilando en lo anterior y poniendo la mirada en el horizonte, podemos reconocer que los logros e infortunios generados se observan claramente en el proceder de las sociedades hacia sus análogas en otras latitudes y entorno a los ecosistemas. Lo que lamentablemente se advierte es que hay agravios para mucha gente y un sinnúmero de catástrofes alrededor de la Tierra.

En la medida en que esto se nos hace «normal» y/o «natural» la mediocridad pone fin a la confianza y engendra el temor, obstruyendo la conciencia y la sana e inteligente percepción de la vida. Ante tan inquietante escenario, hay quienes estamos ávidos de analizar los inconvenientes humanos sin prejuicios y en bien común, fortaleciendo compromisos en la medida en que brindamos pensamientos y resultados vía el conocimiento y el diálogo.

De esta fatalidad remplazada quiméricamente a ventura, tenemos en las expresiones artísticas -ahora en su presentación literaria- el libro publicado por Ediciones Destino: «La Tierra herida: ¿qué mundo heredarán nuestros hijos?» del escritor Miguel Delibes, que en sociedad con su hijo Miguel Delibes de Castro, biólogo e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) nos obsequian amena charla entre padre e hijo abordando temas amenazadores para nuestro planeta. Son 92 preguntas que van desde la preocupación por el entorno de un profano en la materia y las respuestas —desde el punto de vista del investigador y científico que trabaja en problemas ecológicos. De tal manera que los cuestionamientos sobre el cambio climático, el agujero de la capa de ozono, el efecto invernadero, la escasez de agua dulce, la desertificación, la contaminación química, la subida del nivel del mar, la crisis de la biodiversidad y las cumbres mundiales son denotados con generosa claridad y sencillez.

Según Delibes de Castro «…la Tierra está herida en gran medida por las actividades humanas, que han provocado cambios ambientales en una escala global. Los estudios realizados han comprobado que desde el año 1000 al 1800 el nivel de CO2 era el mismo, 200 partes por millón. Sin embargo, a partir de 1800 el nivel empieza a subir y ahora estamos en cerca de 400 partes de CO2 por millón, lo que está teniendo efectos en el calentamiento global».

Asimismo, en 1975 el novelista español Miguel Delibes -en su discurso de ingreso a la Real Academia de la Lengua- manifestó su angustia por el futuro de la Tierra. Y como no podía ser menos, el libro (altamente recomendable) se imprimió con papel fabricado a partir de madera procedente de bosques y plantaciones gestionadas de forma sostenible.

Como buen epílogo, es importante hacer una aproximación al concepto de bien común como fin de las sociedades, así como fortalecer los elementos de su estructura básica para que pueda darse. Para esto, los creadores de las bellas artes generamos una diversidad de propuestas entre el bien común y el bien particular, abordando la primacía de la dignidad de las personas, la relación con las leyes naturales y la importancia del ejercicio de las virtudes sociales para su cabal consecución.

58 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscribete aquí

  • YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Tumblr
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social

Visita también:

WhatsApp Image 2020-05-05 at 11.26.48 PM
WhatsApp Image 2020-05-06 at 3.17.50 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 1.53.33 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.16.37 AM
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.11.33 AM
definitivologo.png
Logo finalPNG.png

© 2020 Miguel Ángel de Alba. Todos Los Derechos Reservados.