• Ambiental News-Miguel Á.

La mujer, de regreso


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza

Las mujeres lucharon y lucharon por salir de la casa a demostrar sus talentos, sus habilidades, sus capacidades, ya sea como soldaderas, como políticas, maestras, enfermeras, doctoras... y en los deportes tuvieron una gran participación desde el siglo pasado.

La mujer, a lo largo de los años ha querido demostrar la gran habilidad que le caracteriza, más ha tenido que luchar para que la dejen mostrar y salir con todo el equipo que tienen, tal vez sea el llamado sexto sentido.

La lucha que han tenido que ejercer en la sociedad ha llevado a que las mujeres no sean tan aceptadas dentro de su entorno familiar o social.

No me puedo imaginar a Helene Rother huyendo de la ocupación nazi y pasar de crear accesorios de moda a ser la primera diseñadora de interiores de autos. Trabajó para Buick, Cadillac, Chevrolet, Oldsmobile; a ella se atribuye que, después de la Segunda Guerra Mundial, los autos comenzaran a tener interiores, en diseño y materiales.

En 1909, la americana Alice Huyler Ramsey se convertía en la primera mujer en recorrer Estados Unidos de costa a costa, acompañada de dos cuñadas y una amiga, con quienes pasó 59 días en carretera hasta completar los 5.794 kilómetros que separan Manhattan, Nueva York, y San Francisco. Se convirtió en la primera mujer en hacer un “roadtrip” por todo el país y fue, también, la primera en entrar al Salón de la Fama del Automóvil.

Una mujer cuya inclinación por el mundo del espectáculo provocó suspicacias entre algunos de sus familiares, quienes le sugerían otros oficios, fue Mimí Derba, como conocían a María Herminia Pérez de León, actriz, cantante, escritora, guionista, productora y directora de cine mexicana, pionera del cine en México y gran ícono de la llamada Época de oro del cine mexicano, en donde se convirtió en la primera mujer en dirigir una cinta.

Podría mencionar a muchas mujeres que lograron salir adelante con sus metas, sus sueños, y demostrar en qué eran buenas y llevarlo hasta lo más alto para pasar a la historia.

La mujer de la actualidad está desorientada, triste, frustrada, porque la pandemia la regresó a su casa. Pero no sólo a su casa, sino que la hizo cancelar todo lo que quería y esperaba de sí misma. Muchas han tenido que dejar pendientes la maestría o el doctorado, sin saber cuándo podrán concluir.

Los cafés con las amigas, tan esperados por tantos temas y hoy cancelados. Era verdaderamente un alboroto entrar a las cafeterías dónde había grupos de mujeres, todas queriendo hablar al mismo tiempo con tantos temas para debatir: si la profesora de sus hijos era buena; si habría que pedir cambio; comentar las mejoras de la casa o la receta de la torta de elote, mientras los hijos estaban en la escuela.

Por supuesto, estaban las que habían logrado tener un trabajo importante como directoras de recursos humanos, de compras o como secretaria del director general, por mencionar algunos puestos.

Lo que la mujer había logrado al salirse de su casa, hoy lo ha perdido al estar de regreso. Las carreras cortas abrieron un espacio para la independencia económica a temprana edad. Las universitarias sortearon huelgas y disturbios, teniendo incluso que terminar en otra universidad.

Las mujeres comprometidas habían logrado una carrera corta o una licenciatura, y haber participado en la vida laboral era un gran logro como mujer, al haber salido de la casa.

Otras mujeres emprendedoras, que habían logrado establecer su pequeño negocio y hacerlo productivo, han tenido que cerrar por no poder cubrir la renta.

Las madres solteras antes de la pandemia, por supuesto que pasaron por un momento desconcertante cuando la 4T decidió cerrar las guarderías, y sin saber dónde dejar a sus hijos ¿era un aviso para prepararse a quedarse con los niños en casa?

¿Cuál es la llave que abrirá de nuevo el desarrollo de la mujer en la vida laboral, social, cultural y económica? Hoy más que nunca está en un laberinto, del cual tiene que salir con nuevas propuestas educativas y culturales, para sus hijos, tal vez sin importar tanto quedar bien con la sociedad, y dejar de lado el consumismo y hacer más sensibles a sus hijos, para valorar más cada cosa que se tiene en el día a día, al aportar herramientas para la nueva era con cambios que nadie suponíamos.

Crear más sensibilidad, empatía y resiliencia -que nos hace salir fortalecidos de los problemas-, evitará caer en la victimización y sacar la creatividad para sortear este terrible momento.

Un ejemplo es la película “La vida es bella”, en la que un hombre construye una elaborada fantasía para proteger a su hijo en un campo de concentración nazi; hace creer al niño que obedecer es un juego y si ganan habrá un premio.

Tratemos de obedecer con el uso del cubrebocas y el premio será tu salud y la de tu familia. Delega trabajo de la casa, es tu empresa; tu mejor que nadie sabe todos los departamentos que abarca: limpieza, sanitización, compras de víveres -hoy hay que limpiar muy bien cada producto-; vigilancia para que todos se laven las manos; activar a todos, poner en movimiento la mente y el cuerpo, para que la ansiedad desaparezca.

Esto hace que todos en la familia conozcan todo lo que implica estar en una casa ordenada y limpia. Estas serían mis recomendaciones para aligerar la carga de las mujeres ante esta situación.

Y a futuro, todos en la familia sabrán cómo se lleva una casa y cómo debe ser el comportamiento en situaciones de crisis. La participación en equipo aligera las adversidades.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo