• Ambiental News-Miguel Á.

La naturaleza debe estar en el centro del desarrollo: ONU


+ Hay que impulsar las empresas basadas en lo natural y la agricultura regenerativa


Bogotá.- Deben desviarse las inversiones y subvenciones de las actividades que dañan la biodiversidad y dirigirlas hacia aquellas que ponen a la naturaleza en el centro del desarrollo, como la recuperación de bosques y manglares, las empresas basadas en la naturaleza y la agricultura regenerativa, afirmó Ulrika Modéer, subsecretaria general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


“El mundo se enfrenta a una crisis de biodiversidad, en la que se ha perdido más del 60 por ciento de las poblaciones de especies en los últimos 50 años y, si no hacemos nada, podemos presenciar la extinción de un millón de especies en los próximos 30 años. Debemos entender que este es un tema crítico”, agregó la también directora de Relaciones Externas y Promoción del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).


Desde las abejas que polinizan los cultivos hasta los bosques que nos protegen de las inundaciones, los expertos en naturaleza del mundo nos dicen que la humanidad amenaza con la extinción de un millón de especies al destruir los ecosistemas que sustentan nuestra forma de vida.


Considera que los propios humanos “tenemos el poder de detener esta tendencia, pero requerirá de una transformación profunda y rápida de nuestras economías, mercados, políticas y hábitos, para lo cual sólo quedan diez años para la fecha límite de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.


Recordó que la ONU anunció una "Década de Acción”, en la cual los líderes mundiales se han comprometido con más de 100 iniciativas voluntarias para acelerar el progreso de los 17 ODS, que todavía estamos lejos de cumplir.


Este año debe ser no sólo un “super año” para la naturaleza, sino también para la acción climática, ya que las acciones están estrechamente relacionadas. La pérdida y degradación de los bosques, junto con las prácticas agrícolas industriales perjudiciales, representan una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero.


La pérdida de biodiversidad es una amenaza importante para las 3 mil 400 millones de personas que aún luchan por satisfacer sus necesidades básicas; para las 3 mil millones que dependen de la agricultura, los bosques y la pesca para su alimentación y medios de subsistencia; para las 3 mil millones que no tienen suficiente agua y las 2 mil millones que enfrentarán desastres naturales en la próxima década. “Ninguno de los desafíos globales a enfrentar (la pobreza arraigada, las privaciones, la migración masiva, el conflicto) puede resolverse sin proteger a la Tierra”.


Pero no todo es negro. La funcionaria de la ONU señala que la buena noticia es que invertir en la biodiversidad y la naturaleza sanará nuestro planeta, además de crear nuevas y vibrantes oportunidades económicas.


"La biodiversidad es una red de contención para la humanidad, que nos protege de lo peor del cambio climático y mantiene nuestra salud, bienestar y economía. Aprovechar el poder de la naturaleza para el desarrollo es esencial para asegurar la salud, la seguridad y la salida de la pobreza para miles de millones de personas en el futuro”, manifestó.


Este es el momento crucial para abordar la crisis planetaria, advirtió. “Durante este 'super año' para la biodiversidad, los líderes mundiales desarrollarán un plan estratégico global, acordarán artículos relacionados con la naturaleza en el Acuerdo de París, establecerán una agenda oceánica global y lanzarán una Década de Acción, incluida la Década de Restauración del Ecosistema, que se lanzará en 2021”, concluyó.


La funcionaria de la ONU destacó cinco cosas que debemos hacer:

· Posicionar la naturaleza en el corazón del desarrollo sostenible. Ya no podemos permitirnos el falso cálculo de “medio ambiente versus economía”; debemos encontrar soluciones de desarrollo que sean buenas para nosotros y para el planeta.


· Transformar los sistemas económicos, incluso haciendo de la pérdida de biodiversidad un riesgo material. Debemos desviar nuestras inversiones y subvenciones de las actividades que dañan la biodiversidad y redirigirlas hacia las que coloquen a la naturaleza en el centro del desarrollo, como la restauración de bosques y manglares, las empresas basadas en la naturaleza y la agricultura regenerativa.


· Transformar los sistemas e infraestructura alimentaria global, dos de las principales causas de pérdida de biodiversidad y cambio climático; esto requiere un cambio sistémico en la forma en que los países financian, planifican y regulan el uso de la tierra.

· Asegurarnos de que los acuerdos ambientales globales sean lo suficientemente ambiciosos e integrados para enfrentar verdaderamente la crisis. Necesitamos un marco de biodiversidad posterior a 2020 con objetivos audaces, claramente vinculados con el clima y los objetivos de desarrollo sostenible.


· Proteger y restaurar los ecosistemas y salvaguardar las poblaciones de especies. Esto significa más y mejores medidas de conservación en todo el mundo y salvaguardar los derechos de las comunidades indígenas, que viven o administran más de un tercio de los bosques intactos restantes, y que albergan 80 por ciento de la biodiversidad restante.

Este es el año en que debemos proteger, restaurar e invertir en biodiversidad, porque nuestro futuro está en juego, concluyó..


26 vistas0 comentarios

Suscribete aquí

  • YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Tumblr
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social

Visita también:

WhatsApp Image 2020-05-05 at 11.26.48 PM
WhatsApp Image 2020-05-06 at 3.17.50 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 1.53.33 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.16.37 AM
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.11.33 AM
definitivologo.png
Logo finalPNG.png

© 2020 Miguel Ángel de Alba. Todos Los Derechos Reservados.