• Ambiental News-Miguel Á.

La violencia y las diferencias de género desde el ámbito legal


Pláticas jurídicas


Las conductas antisociales que implican violencia hacia las personas no afectan de igual manera a quienes la padecen. En relación a las niñas y las mujeres, es por demás evidente que la represión y vulneración de derechos que han sufrido desde hace mucho tiempo, es la razón de su actual situación de desigualdad en relación a otros miembros de la sociedad (generalmente varones). Aunque también es notorio el campo que de manera reciente han ido ganando las mujeres para ser protegidas de determinadas formas de violencia; sin embargo, esto se debe ponderar en razón de la voluntad que cada gobierno tenga para llevar a cabo la atención de las mujeres amenazadas o víctimas de violencia intrafamiliar, o bien, dentro del contexto urbano y laboral en el que se encuentren.

Sobra decir que este tema es de gran relevancia y lamentablemente está muy en boga en muchos países del mundo, de ahí la amplia atención que se le ha otorgado a nivel internacional; cosa que en México se debería tomar mucho más en cuenta por parte de las autoridades. Por esta razón se hará referencia al marco legal que han servido de base en este tipo de conductas antijurídicas. De entre esta normativa, destaca por ejemplo:

1. La Declaración Sobre la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, de la cual se desprende una premisa legal de suma importancia atinente a todo acto de violencia basado respecto al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado cualquier tipo de daño o provocación de sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer. También quedan contempladas las amenazas respecto de la comisión de dichos actos; la coacción física o mental o la privación ilegal de la libertad.

2. Por otra parte, la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra las Mujeres, determina de manera concreta lo que se debe entender por la violencia contra la mujer, señalando que debe considerarse como una forma de discriminación que limita el goce de derechos y libertades en igualdad con el hombre, disminuyendo así el libre ejercicio de sus derechos humanos y libertades fundamentales, en virtud del Derecho Internacional o de los diversos convenios de derechos humanos. Aquí se contemplan actos que representan daño o sufrimiento de naturaleza física, mental o de abuso sexual. Al igual que en el caso precedente, se incluyen las amenazas de esos actos, la coacción y otras formas de privación de la libertad.

3. La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, la conceptualiza como cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado.

4. En la legislación mexicana, la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, señala que la violencia ejercida contra las personas de sexo femenino (de nacimiento) es cualquier acción u omisión, basada en su género, que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte tanto en el ámbito privado como en el público.

A manera de aclaración, cabe señalar que en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en la ciudad de Beijing, se definió el concepto de género declarando que se refiere a los roles sociales predeterminados para la mujer y el hombre, fijados en atención a su sexo dependiendo de un particular contexto socioeconómico, político y cultural, amén de otras circunstancias como la edad, la clase, la raza o la etnia a la que pertenezcan. Es por estas razones que en toda sociedad existen una diversidad de creencias y atribuciones sociales, así como determinadas normas, valores y deberes relacionados con la naturaleza fisonómica entre mujeres y hombres. En este contexto, desde la perspectiva de género también se deberían contemplar otras circunstancias de desigualdad, como la orientación sexual, la situación socioeconómica de las personas, su edad y posibles desventajas propiciadas a las discapacidades físicas.

Es de señalarse que los estereotipos están siempre presentes en torno al género, interpretándose como una cualidad de atributos o características relativas a los papeles que son o deberían ser ejecutados por hombres y mujeres respectivamente, donde no falta la tendencia a la subordinación de la mujer a la supervisión, al mando o a la jerarquía del hombre, manteniendo a este último con un privilegio de género socialmente dominantes

Estos estereotipos suelen convertirse en un motivo concurrente de los abusos y las consecuencias de la violencia de género en contra de la mujer, mermando sus oportunidades de igualdad laboral y otros aspectos que restringen el pleno disfrute y ejercicio de sus derechos humanos.

Por último, es de destacarse que dentro del ámbito del derecho penal hoy existe el delito de feminicidio, pero esto en atención al desmesurado aumento en el número de víctimas del sexo femenino que se han dado en los últimos años. No obstante, ningún esfuerzo será efectivo si las autoridades no desempeñan sus respectivas encomiendas como garantes de la seguridad pública. En nuestro país, las instituciones de seguridad pública de todos los niveles de gobierno, definitivamente están reprobadas en este rubro.

Nos leemos la próxima semana amigos.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo