• Ambiental News-Miguel Á.

Luchará México contra las redes "fantasma" en los océanos


+ Los aparejos de pesca fantasma constituyen entre el 46 y 70 por ciento de todos los macroplásticos flotantes en el océano

México anunció su adhesión a la Iniciativa Global contra Redes de Pesca Fantasma (Global Ghost Gear Initiative o GGGI, po sus siglas en inglés), la única alianza intersectorial mundial dedicada a abordar el problema de los aparejos de pesca abandonados, perdidos o descartados (también conocidos como “artes fantasma”) a nivel internacional.

México se une a Canadá, Estados Unidos y otros 14 gobiernos nacionales como miembro de la iniciativa, y se convierte en el país 17 en hacerlo.

“Como uno de los países más poblados del mundo con más de 9,000 kilómetros

(5,800 millas) de costa, el compromiso de México de detener el equipo fantasma

a través del GGGI es una gran victoria para el océano y para las comunidades

que dependen de él. Estamos entusiasmados de tenerlos a bordo

como miembros y esperamos oportunidades de colaboración

adicional sobre este tema urgente en toda América del Norte ".

Ingrid Giskes, directora de GGGI

Este compromiso de todos los niveles del gobierno mexicano - incluyendo la Secretaría de Economía, la Secretaría de la Marina Armada de México, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como agencias como CONAPESCA, INAPESCA, PROFEPA y CONANP, abordarán el tema de los equipos fantasma de manera integral en todo el país. México también es miembro del Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible , que examina los problemas derivados de los equipos fantasma. Desde 2016, el gobierno mexicano ha trabajado con GGGI y WWF México para eliminar más de 62 toneladas de redes fantasma del Mar de Cortés, hogar de la vaquita marina, en peligro crítico de extinción.

“El equipo fantasma no solo daña la vida del océano, sino que también afecta

el bienestar de todas las personas que dependen del océano.

Al unirse al GGGI, México refuerza sus compromisos internacionales

con la protección de la biodiversidad, la preservación de ecosistemas

y paisajes marinos, y la lucha contra la contaminación por basura marina

y plásticos, promoviendo el manejo sustentable de mares

y costas en beneficio de las comunidades pesqueras ”.

Martha Delgado,

subsecretaria de Asuntos Multilaterales

y Derechos Humanos

de la Cancillería de México

La pérdida de artes se produce dondequiera que se pesca, a menudo debido al mal tiempo, los obstáculos debajo de la superficie y el tráfico marítimo accidentalmente atropellando y soltándolo. Desafortunadamente, el equipo fantasma es la forma más letal de desechos marinos para la vida marina, y continúa atrapando y matando organismos mucho después de que se ha perdido o descartado en el océano.

También es uno de los más frecuentes: estudios recientes indican que los aparejos de pesca fantasma constituyen entre el 46 y 70 por ciento de todos los macroplásticos flotantes en el océano en peso. A nivel mundial, se estima que el 90 por ciento de las especies capturadas con aparejos perdidos tienen valor comercial. Como miembro de GGGI, México trabajará en estrecha colaboración con la iniciativa para desarrollar un plan de acción nacional de artes fantasma, que incluye tomar medidas para comprender mejor el alcance del problema en las aguas mexicanas mediante el mapeo de las áreas de puntos críticos para la pérdida de artes y la exploración de oportunidades para desarrollar soluciones en todo el norte. Países de América, el Caribe y América Latina.

La Secretaría de Economía dio a conocer en un comunicado que México se convirtió en el décimo séptimo país en adherirse a GGGI el pasado 20 de octubre.

La GGGI es la alianza multisectorial más grande del mundo para impulsar soluciones al problema conocido como “redes fantasma”. Los objetivos de la Iniciativa consisten en mejorar la situación de los ecosistemas marinos, proteger la fauna del daño generado por estas redes, así como contribuir a la salud y los medios de vida de las comunidades humanas.

La adhesión de México se decidió tras un periodo de consulta intersecretarial entre autoridades federales competentes, el cual fue coordinado por la Secretaría de Relaciones Exteriores e incluyó a las Secretarías de Marina, de Agricultura y Desarrollo Rural, de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y de Economía, además de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, del Instituto Nacional de la Pesca, de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza, las redes fantasma constituyen la forma más letal de plástico marino, ya que capturan la vida silvestre de manera no selectiva y ocasionan su muerte. Según esta organización, entre 500 mil y un millón de toneladas de equipos de pesca se abandonan o se pierden en el océano cada año.

Al reconocer la severidad del problema, los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá incorporaron en el Capítulo de Medio Ambiente del T-MEC un compromiso específico para tomar medidas que prevengan y reduzcan la basura marina. Con ello, el T-MEC es el primer acuerdo comercial que incorpora este compromiso. La adhesión de México a la GGGI refleja la voluntad de nuestro país por proteger nuestros océanos, así como la intención de cumplir con las obligaciones ambientales asumidas en el T-MEC. 

La GGGI fue creada en septiembre de 2015 y, al día de hoy, incluye participantes de la industria pesquera, la academia, los sectores público y privado, organizaciones intergubernamentales y de la sociedad civil. México es el décimo séptimo país del mundo que manifiesta su formal adhesión a esta importante iniciativa internacional.

16 vistas0 comentarios