• Ambiental News-Miguel Á.

Podemos caer en el abismo climático, alerta la ONU


+ António Guterres llama a comprometerse

a cero emisiones de carbono para 2050

para evitar un desastroso aumento de temperatura de 2.4 grados Celsius

para fines de siglo


En su discurso de apertura en una reunión climática de alto nivel en Petersberg, Alemania, el jefe de la ONU también ofreció un mensaje de esperanza, al insistir en que aún era posible Evitar los peores impactos de los impactos ambientales provocados por las emisiones.

“Veo señales alentadoras de algunas de las principales economías”, dijo, refiriéndose a los países que representan el 73 por ciento de las emisiones y se han comprometido a cero emisiones netas para mediados de siglo.

Todos los países, especialmente en el G20, deben cerrar aún más la brecha de mitigación para la COP26, insistió, y destacó la amenaza que ya enfrentan los países en desarrollo, donde "la gente está muriendo, las granjas están fallando y millones enfrentan el desplazamiento".


Grados de esperanza

"La conclusión es que, para 2030, debemos reducir las emisiones globales en un 45% en comparación con los niveles de 2010 para llegar a cero emisiones netas para 2050. Así es como mantendremos viva la esperanza de 1.5 grados".

La máxima prioridad del mundo debería ser prescindir por completo de las centrales eléctricas de carbón contaminantes y reemplazarlas con energía renovable, sostuvo el secretario general de la ONU.

Esto debería suceder para 2030 en los países ricos que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y para 2040 en todo el mundo.

Por dramática que sea esta transición de los combustibles fósiles, debe ser inclusiva y "justa... involucrar a los gobiernos locales, los sindicatos y el sector privado para apoyar a las comunidades afectadas y generar empleos verdes", continuó.

Después de elogiar a los gobiernos que se habían comprometido a acabar con los subsidios a los combustibles fósiles, el secretario general de la ONU insistió en que era hora de que todos los países "pusieran un precio al carbono y cambiaran los impuestos de los ingresos al carbono".

Y en un llamamiento directo a los ciudadanos preocupados, pidió a los "accionistas de los bancos multilaterales de desarrollo e instituciones financieras de desarrollo" que impulsen soluciones de financiación para un "desarrollo con bajas emisiones de carbono y resiliente al clima que esté alineado con el objetivo de 1.5 grados del Acuerdo de París”.


Desarrollar la confianza

Los países en desarrollo necesitaban este apoyo financiero en particular, ya que los costos de adaptación anuales solo en el mundo en desarrollo se estiman en 70 mil millones de dólares “y estos podrían aumentar a 300 mil millones para 2030”, explicó el jefe de la ONU.

“Reitero mi llamamiento a los donantes y los bancos multilaterales de desarrollo para que se aseguren de que al menos el 50 por ciento del financiamiento climático se destina a la adaptación y la resiliencia”, dijo Guterres, y señaló que el “financiamiento de la adaptación” para los países en desarrollo representa solo el 21 por ciento de lo que se financia hoy.

Para ayudar a estas naciones más pobres en particular, "los países desarrollados deben cumplir su promesa de larga data de proporcionar 100 mil millones anuales para la acción climática en los países en desarrollo", agregó el Secretario General; el éxito de la COP26 "se basa en lograr un gran avance en adaptación y finanzas. Es una cuestión de urgencia y confianza”.

El Diálogo Climático de Petersberg es un evento anual convocado por Alemania desde 2010. Reúne a ministros de más de 30 países, altos ejecutivos, sociedad civil y líderes subnacionales en preparación para la COP climática anual, que se llevará a cabo en Glasgow del 1 al 12 de noviembre.


13 vistas0 comentarios