• Ambiental News-Miguel Á.

Sustentabilidad


¡Que Hay de Nuevo... Viejo!


quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx


A principios del siglo XIX, la ciudad de México inició un crecimiento hacia las afueras. De hecho se tomaba un tren a San Ángel, donde se encontraban las casas de campo de la época; por el otro lado, empezaron a crecer las zonas de Tacubaya y Mixcoac.

Las personas tenían sus corrales, como se les decía, donde la cría de animales era el sustento de la familia; tenían gallinas, conejos, puercos y vacas… aunque fuera una sola.

Las amas de casa encontraron una forma ocupacional para comer bien o para hacer negocio, ya fuera con los huevos de sus gallinas o haciendo quesos, vender la nata y animales en pie, como los cerdos o guajolotes en la época decembrina.

Realmente se trataba de un negocio sostenible, pero sobre todo los alimentos eran 100 por ciento orgánicos, por lo cual las familias tenían todos los nutrientes necesarios para una buena alimentación, sin conservadores; los animales eran alimentados con maíz quebrado o con las sobras de la comida, ya fueran tortillas, pan o lo que no se aprovechaba en la comida del día.

Pero no sólo tenían animales. Cómo no hablar de las hierbas que se tenían en el jardín o en pequeños huertos, para presumir con la consuegra la lavanda, el cedrón, el romero, el tomillo, la menta, o muchas veces ver los chiles, los limones, la higuera o breva; no faltaban la manzanilla, la hierbabuena o el estafiate, porque las amas de casa también sabían de herbolaria.

Todo eso era para cocinar. De la huerta pasaban al corral y tomaban lo necesario para hacer un buen mole con carne de guajolote .

Las amas de casa también tenían un negocio propio, el cual les daba ingresos suficientes para subsanar gastos de los hijos o algunas necesidades básicas.

Con el tiempo, la Secretaría de Salubridad prohibió los corrales dentro de la ciudad, porque provocaban moscas y malos olores. De hecho, en muchas colonias había establos a donde acudían las personas por la leche bronca, que hacía una nata deliciosa para elaborar una variedad de postres deliciosos.

Hoy es inimaginable tener nata. La leche que consumimos dura hasta tres meses, pero dicen que no tiene conservadores. Por eso vemos el problema grave en la nutrición de los niños, por falta de calcio y otros nutrientes claves para el crecimiento.

Ahora, en las zonas indígenas o en las comunidades rurales siguen teniendo su corral, muchos para su propio sustento, y otros para hacer negocio con la venta de los animales y sus subproductos.

Uno de los problemas actuales que más debería preocuparnos es justamente la ecología. La grave deforestación en muchos estados mexicanos deja sin hogar a muchos animales, además de romper el ecosistema ambiental a la humanidad, por lo cual cada vez tenemos menos alimentos orgánicos, carecemos de calidad de aire y nuestros cuerpos se debilitan como un árbol cuando carece de nutrientes.

Los huertos deberían promoverse para los adultos mayores, especialmente para quienes aún son independientes, a fin de hacerlos sustentables dentro de su comunidad, para generar un ingreso adicional. En los asilos sería una terapia ocupacional y motivadora, que mejoraría mucho la salud de las personas adultas mayores.

Por ejemplo, una breva da higos verdes a principios del verano, los cuales se pueden ofrecer a la comunidad libanesa, que los usa mucho en su dieta o gastronomía. Unos adultos mayores hacen la pizca y otros los acomodan para su venta.

La pandemia nos lleva a recapacitar en la importancia de tener un proyecto de vida para no ser atrapados por la depresión, la soledad y la tristeza, los males que nos heredará esta cuarentena.

23 vistas0 comentarios

Suscribete aquí

  • YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Tumblr
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social

Visita también:

WhatsApp Image 2020-05-05 at 11.26.48 PM
WhatsApp Image 2020-05-06 at 3.17.50 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 1.53.33 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.16.37 AM
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.11.33 AM
definitivologo.png
Logo finalPNG.png

© 2020 Miguel Ángel de Alba. Todos Los Derechos Reservados.